Los principales partidos políticos en España transformaron hoy sus actos electorales en una celebración del anuncio del final del terrorismo de ETA con un homenaje a sus víctimas, que volvieron a reclamar que no haya concesiones.

En un emotivo acto en San Sebastián (País Vasco, norte de España), el primero tras el anuncio de ETA del pasado jueves, el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, llamó a combatir el independentismo vasco en el terreno político.

"Ahora les hemos quitado las bombas y a partir de hoy tenemos que quitarles los votos con la fuerza de la democracia", dijo el exministro de Interior y exvicepresidente del Gobierno visiblemente emocionado.

El próximo 20 de noviembre España celebrará elecciones generales, a las que las fuerzas de la izquierda independentista vasca quieren concurrir dentro de la coalición Amaiur.

Al dirigirse a las viudas de víctimas de ETA presentes, Rubalcaba reconoció que la derrota del terrorismo ha llegado tarde para ellas: "Nuestro sentimiento está con las víctimas que fueron, pero tenemos que pensar en las víctimas que no lo serán".

El candidato socialista estuvo acompañado por el presidente regional vasco (lehendakari), Patxi López, quien, emocionado -las lágrimas le hicieron interrumpir su discurso en varias ocasiones-, advirtió de que los demócratas "no le deben nada a ETA y nada le van a pagar".

Por su parte, el presidente del conservador Partido Popular (PP), el principal de la oposición en España, Mariano Rajoy, pidió hoy "prudencia" y afirmó que es el momento de "tener grandeza" y "estar a la altura de las circunstancias", con la "unión de todos los demócratas".

En un acto en Cerdanyola del Vallès (noreste), Rajoy destacó que se trata de una "buena noticia, una victoria de la sociedad española, y esta victoria será completa cuando ETA se disuelva irreversiblemente".

"Ahora hay que ser prudentes, hay que apoyar a las víctimas, sobran los debates estériles, las especulaciones, las frivolidades y las ocurrencias", recalcó Rajoy, que arrancó los aplausos de los asistentes al evocar la memoria de las víctimas de ETA.

Unas víctimas que hoy volvieron a reclamar un final de la violencia de ETA "sin concesiones".

"Para nosotros, como víctimas del terrorismo, el hecho de que nadie más pueda pasar a engrosar la lista de muertos constituye no ya un triunfo, que lo es, sino un alivio", recalca el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) en un comunicado.

Sin embargo, esa agrupación expresa su oposición a que "la derrota de ETA se convierta en el triunfo de su proyecto político y que la impunidad de los crímenes sea la moneda de cambio de un comunicado hecho cuando la banda se encontraba asfixiada y derrotada".

Los actos de los dos principales partidos políticos españoles se producen horas antes de la manifestación en Bilbao convocada por los partidos de la izquierda independentista vasca en demanda de un "escenario de paz y de normalización política".

ETA anunció el pasado jueves, a un mes exacto de la celebración de las elecciones generales en España, "el cese definitivo de su actividad armada" cinco décadas después de su creación, en las que ha asesinado a más de 850 personas en su busca de la independencia del País Vasco.