El Salvador expresó hoy su satisfacción por el informe preliminar de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que determina que la República Dominicana actuó de forma incompatible con sus obligaciones comerciales al gravar productos centroamericanos.

"Para nosotros es una satisfacción saber que la postura de los países de Centroamérica, y en especial nuestro país, prácticamente han sido aceptadas en este panel arbitral", dijo en una conferencia de prensa el ministro salvadoreño de Economía, Héctor Dada.

El país caribeño impuso el año pasado aranceles de hasta el 38 por ciento a las importaciones centroamericanas de tejido tubular y sacos de polipropileno, utilizados para empaquetar productos alimenticios, agroindustriales e industriales.

La OMC señaló, en un informe difundido ayer en Ginebra, que la República Dominicana actuó de manera incompatible con sus obligaciones comerciales al imponer ese arancel.

Dada, quien además ostenta la presidencia pro témpore del Subsistema de Integración Económica Centroamericana, agregó que el Panel Arbitral o Grupo Especial de la OMC que elaboró el informe da la "razón a los alegatos" de los países de la región.

Señaló que el país caribeño "está aplicando medidas que contrarían los compromisos con la OMC y el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los países centroamericanos y República Dominicana", más Estados Unidos.

Dada aclaró que el proceso actual "no significa ninguna situación" que ponga a la región "en tensión con República Dominicana".

Nada más se trata de "un conflicto comercial que se está resolviendo por los canales adecuados, que la misma República Dominicana aceptó y que (establecen que) estamos obligados a respetar las decisiones que el tribunal arbitral tome a partir de los alegatos de cada uno", indicó.

El informe es producto de una reclamación presentada por Costa Rica, Guatemala, Honduras y El Salvador contra la decisión de la República Dominicana de aplicar el 38 por ciento 'ad valorem' sobre las importaciones de tejido tubular o sacos de polipropileno basándose en el Acuerdo de Salvaguardias de la OMC, que permite obstaculizar la importación de un producto temporalmente para proteger la producción nacional.

Los países de la región reclamaron que dicho argumento no justificaba la "salvaguardia", sino que más bien República Dominicana aplicó un arancel ilegal.

A la reclamación se sumaron, como Estados terceros, China, Colombia, la Unión Europea, Nicaragua, Panamá, Turquía y EE.UU., aunque a ellos el país caribeño les aplica aranceles más bajos, entre el 14 y 20 por ciento.

Dada, aunque manifestó su satisfacción con los resultados preliminares del informe, dijo que hasta el 23 de noviembre que se reciba el "documento definitivo" se podrá "informar con toda certeza a los sectores involucrados en el tema", debido a que "todavía" falta la decisión final del tribunal de la OMC.

Añadió que República Dominicana puede apelar la decisión pero tiene la "obligación" de aceptar la resolución, sea cual sea, porque la responsabilidad de todo país "que se somete a un arbitraje" es "respetar" el resultado, precisó.

Esta medida impuesta por los dominicanos, aplicable entre octubre de 2010 y abril de 2012, ha afectado el comercio de estos productos en la región, indicó el viceministro salvadoreño de Economía, Mario Roger Hernández.

Sólo en El Salvador, según datos de Economía, las exportaciones de tejidos tubulares y sacos de polipropileno decrecieron en 53 por ciento como producto de esta medida, indicó.

Sin embargo, el intercambio comercial con la República Dominicana en general ha mantenido un ritmo creciente y muy favorable para El Salvador durante los últimos cinco años, ya que las exportaciones a ese país pasaron de 50,9 millones de dólares en 2006 a 84,1 millones en 2010, detalló en un comunicado el Ministerio de Economía.