La primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, llamó hoy a los habitantes de Bangkok a prepararse ante la llegada de las inundaciones a medida que la masa de agua que anega las provincias del norte del país fluye hacia la capital.

En su intervención semanal en el programa de radio "Encuentro con la gente del Gobierno de Yingluck", la primera ministro dijo que pasará al menos un mes hasta que las aguas que rodean Bangkok empiecen a retroceder.

Yingluck indicó que su gobierno ha tomado medidas para proteger de las aguas los sitios más importantes como palacios, hospitales, oficinas gubernamentales, aeropuertos o zonas económicas.

También señaló que se garantizará que todas las carreteras y autopistas permanecen abiertas al tráfico y que se mantendrá el suministro eléctrico y de agua potable.

Yingluck pidió a la población que no caiga en el pánico pero también que tome medidas como subir sus pertenencias a puestos elevados ante la posibilidad de que el agua inunde la ciudad.

Tras haber recibido duras críticas por su gestión de la crisis, la primera ministro, en el cargo desde agosto, pidió unidad a organismos oficiales y a la población en la lucha contra las inundaciones, y alentó a los ciudadanos a prestarse ayuda mutua.

El gobierno declaró ayer el estado de desastre después de que el agua empezará a anegar barrios residenciales situados a unos 15 kilómetros al norte del corazón de la capital.

Unas 28 provincias de la meseta central permanecen anegadas desde hace varias semanas por las peores inundaciones que ha sufrido el país en cincuenta años.

Yingluck indicó que se han abierto 1.743 centros de evacuación en entre todas las provincias inundadas y que 113.369 personas se alojan actualmente en refugios temporales.

Tailandia padece estas inundaciones desde que a finales de julio se desbordaran los primeros ríos y pantanos con la llegada de las copiosas lluvias del monzón.

Al menos 345 personas han muerto y más del 10 por ciento del total de la superficie dedicada a la agricultura está sumergida.