Estados Unidos urgió hoy al presidente yemení, Alí Abdalá Saleh, a que comience "inmediatamente" la transferencia de poder en el país y firme la iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

"La única manera de encarar las aspiraciones de los yemeníes es que se comience inmediatamente la transferencia de poder de acuerdo con la iniciativa del CCG", aseguró Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado, en un comunicado.

"La comunidad internacional envió hoy un claro y unívoco mensaje de que es hora de que el presidente Saleh permita que el pueblo yemení viva libre de la violencia e inseguridad", afirmó el funcionario estadounidense.

Toner hacía referencia así a la resolución 2014 adoptada hoy por el Consejo de Seguridad de la ONU que pide a Saleh, que lleva 33 años en el poder, que abandone el poder.

La resolución es la primera adoptada por unanimidad en el máximo órgano de decisiones de Naciones Unidas sobre Yemen y pide que se ponga fin a la represión de las manifestaciones pacíficas y condena las continuas violaciones de los derechos humanos.

El plan del CCG estipula que Saleh traspasará el poder al vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, en el plazo de 30 días tras la firma de la iniciativa, y la celebración de elecciones dos meses después.

Toner remarcó que la resolución de la ONU es un paso importante para ofrecer un futuro más brillante al pueblo yemení.

"La comunidad internacional debe continuar actuando conjuntamente, hablando con una sola voz, y apoyando a todos los ciudadanos yemeníes que quieren un futuro más seguro, pacífico y próspero", concluyó.

Las fuerzas gubernamentales mantienen desde hace meses violentos combates contra tribus rivales opuestas al presidente y contra militares disidentes que se han sumado a la revuelta popular que pide la renuncia de Saleh desde el pasado 27 de enero y que se ha cobrado la vida de centenares de personas.