El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, espera que su país "nunca" tenga que reestructurar su deuda, tal como se plantea en el caso de Grecia, y criticó "la cacofonía y los zigzag" de los líderes de la Unión Europea (UE) ante la crisis.

En declaraciones a los medios lusos, el jefe del Estado, que no tiene poder ejecutivo, pero sí capacidad de sancionar leyes, insistió en que "nunca es una buena solución" recurrir a la reestructuración de los títulos soberanos, en alusión a lo que la UE plantea poner en marcha para evitar la bancarrota griega.

El dirigente conservador, que recientemente discrepó de los duros ajustes que pretende aplicar el Gobierno luso, dominado por su mismo partido, el Social Demócrata (PSD), coincidió esta vez con el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, quien también ha descartado una posible reestructuración de la deuda.

Antes de su declaración a los periodistas, en la red social Facebook el jefe del Estado mostró su desacuerdo con la forma en la que los líderes comunitarios abordan la crisis económica de la eurozona, que afecta especialmente a Portugal.

"Hemos asistido los últimos días a la acumulación de indefiniciones sobre las medidas que el Consejo Europeo del domingo debería tomar para la resolución definitiva de la crisis que afecta a la zona del euro. Esta es la hora de exigir sentido de responsabilidad a los líderes" comunitarios, concluyó.