Científicos alemanes dicen que esperan que los pedazos de un satélite en desuso ingresen a la atmósfera este fin de semana, antes de que sus restos puedan caer a tierra.

Andreas Schuetz, portavoz del Centro Espacial Alemán, dijo el viernes que el estimado más preciso es que el satélite científico ROSAT va a hacer impacto el sábado o el domingo.

El centro dice que pedazos del satélite, del tamaño de una camioneta tipo van, se incinerarán al reingreso a la atmósfera, pero que unos 30 fragmentos con un peso total de 1,7 toneladas métricas pudieran chocar con la Tierra a una velocidad de hasta 450 kilómetros por hora.

El satélite completa una órbita terrestre cada 90 minutos y científicos dicen que pudiera estrellarse en un área entre los 53 grados norte y los 53 grados sur, una amplia franja de territorio que incluye la mayor parte de la Tierra con excepción de sus polos.

El satélite de uso científico de 2,4 toneladas métricas (2,69 toneladas) fue lanzado en 1990 y retirado en 1999, tras ser utilizado para investigar los agujeros negros y las estrella de neutrones, además de examinar por primera vez las fuentes de rayos X en el firmamento mediante un telescopio especial.

El fragmento más grande del ROSAT que podría caer a la Tierra es la lente del telescopio, resistente al calor.

A medida que se acerque a la Tierra, los científicos podrán precisar con más exactitud el momento en que se desintegrará.