Trabajadores de diferentes instituciones públicas salieron hoy a las calles de Caracas para hacer reivindicaciones salariales y gremiales y llamar la atención del Gobierno de Hugo Chávez.

Cientos de trabajadores de la Universidad Central de Venezuela (UCV), de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y del Instituto Nacional de Estadística (INE) coincidieron a las puertas de la Vicepresidencia de Venezuela, en el centro de Caracas y a escasas tres cuadras del palacio presidencial de Miraflores.

Joel Villarreal, sindicalista de Sidor, dijo a Efe que unos 1.800 trabajadores de la empresa venezolana viajaron en la madrugada de hoy desde el estado Bolívar, a casi 700 kilómetros de Caracas, para reunirse con el vicepresidente, Elías Jaua, para ponerlo al tanto de sus necesidades laborales.

"El vicepresidente no nos atendió y nosotros no nos vamos a mover de aquí hasta que no hablemos con él o con Chávez", dijo a Efe Wilfredo Jajure, representante sindical de Sidor.

Jaua, junto a la mayoría de los ministros que conforman el gabinete del Gobierno de Chávez, se encontraba hoy recibiendo al presidente en el estado Táchira (oeste) quien llegó desde Cuba donde pasó cuatro días para someterse a una batería de exámenes médicos.

Un grupo de trabajadores de la UCV también marchó hasta la zona presidencial, exigiendo mejoras salariales, mientras que los empleados del INE se movilizaron para pedir la discusión del contrato colectivo.

Al sur de Venezuela, en la ciudad de Puerto Ordaz, estado Bolívar los trabajadores de la empresa Electrificación del Caroní, (Edelca), filial de la Corporación Eléctrica Nacional salieron con pancartas hasta la inspección del trabajo para exigir la reactivación de beneficios que, aseguran, les fueron suspendidos.