La explosión accidental de una camioneta cargada con material pirotécnico frente a una comisaría de la región peruana de Puno, en el suroeste del país, mató hoy a cuatro personas -dos policías y dos civiles- y dejó doce heridos, informaron a Efe fuentes oficiales.

El estallido tuvo lugar frente a la comisaría central de la ciudad de Juliaca, cercana a la frontera con Bolivia, e inicialmente motivó la orden de alerta en las comisarías del país al creerse que se trataba de un atentado terrorista.

Según la información oficial, la camioneta cargada con pirotécnicos había sido incautada en la misma ciudad de Juliaca y fue estacionada frente al establecimiento policial hacia las 19.00 hora local (00.00 GMT del viernes).

"No se sabe porqué situación, pero podemos confirmar que la explosión es un hecho accidental", remarcó la fuente.

Añadió que la explosión causó la muerte de dos policías y de dos civiles y que otros doce policías resultaron heridos y han sido internados en el hospital "Carlos Monge" de la ciudad.

"No es un atentado, pero es un hecho muy lamentable que la policía está investigando", remarcó la fuente, que pidió la reserva de su identidad.

El presidente del Congreso, Daniel Abugattás, declaró luego que había recibido la información de que la camioneta le pertenecía al Ministerio Público (Fiscalía) y estaba llena de material pirotécnico incautado.

La explosión obligó a las autoridades a cerrar el tránsito por las cercanías a la comisaría, que al igual que las viviendas cercanas ha sufrido la destrucción de vidrios y ventanas.