Los sindicatos griegos amenazaron el viernes con realizar nuevos paros laborales la próxima semana, al día siguiente de que el parlamento aprobó nuevas medidas de austeridad para poder recibir el próximo tramo de un crédito internacional de contingencia, pese a las protestas y la violencia callejera que causaron un muerto y unos 200 heridos.

Las nuevas medidas de austeridad incluyeron las reducción en las pensiones y salarios de los burócratas, reducción de las plantillas oficiales, reducción de las deducciones fiscales y reducción de los derechos de negociación laboral colectiva.

Su aprobación por la mayoría socialista permitirá al país recibir 8.000 millones de euros (11.000 millones de dólares) de los acreedores internacionales en unas semanas más, con lo que Grecia evitaría la bancarrota.

Ilias Iliopoulos, secretario general del sindicato Adedy — que agrupa a los funcionarios públicos — insistió que la nueva ley "no será adoptada" y acusó a los socialistas de ignorar el daño que esas medidas causarán a los trabajadores.

"Este gobierno ha ignorado el levantamiento popular al aprobar esta terrible ley", dijo Iliopoulos. "Nuestra respuesta es: váyanse lo antes posible, no hay ya lugar para ustedes en Grecia".

"Planeamos nuevas huelgas para el próximo mes", agregó.

Más de 150.000 personas coparon el miércoles y jueves las calles de Atenas durante una huelga general de dos días en protesta contra las nuevas medidas de austeridad, que siguen a 20 meses de otras altamente impopulares. La Policía detuvo a unas 20 personas tras la violencia callejera de los dos días.

Empero, la votación del jueves debilitó aún mas al gobierno del primer ministro George Papandreou, tras ser expulsado del partido un ex ministro del Trabajo que se opuso a reducir los derechos de negociación colectiva de los trabajadores. Los socialistas ocupan ahora 153 de las 300 bancas del parlamento, frente a 160 tras su espectacular victoria de hace dos años.

Grecia encara ahora una serie de difíciles negociaciones en Bruselas con la participación de los 17 ministros de Finanzas y los líderes de la eurozona. La reunión cimera estaba por comenzar el viernes por la tarde. Los 17 ministros de Finanzas de la eurozona se juntarán el sábado con los demás colegas de las 27 naciones del bloque y el domingo lo harán los jefes de Estado y de Gobierno.