La complicada relación de Estados Unidos con Pakistán ha sido muy difícil para los funcionarios estadounidenses, pero tuvo un extraño momento de relajación el viernes, cuando la secretaria norteamericana de Estado admitió que Pakistán la puede percibir como una especie de suegra incómoda.

Hillary Rodham Clinton se mostró divertida durante una reunión abierta con pobladores en Islamabad, cuando una participante describió a Estados Unidos como una suegra molesta.

"Todos sabemos que Pakistán sufre la parte más difícil de cualquier cosa que ocurre (en la relación bilateral) e intenta cooperar con Estados Unidos. De alguna manera, Estados Unidos es como la suegra que no queda satisfecha con nosotros", dijo una mujer que se identificó como Shamama y que suscitó el aplauso de la multitud.

"Intentamos complacerlos y cada vez que vienen de visita llegan con una idea nueva y nos dicen: 'No están haciendo lo suficiente, necesitan hacer más''', dijo Shamama, quien trabaja con un grupo de mujeres en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa, cerca de la frontera con Afganistán.

Clinton rió y afirmó que en lo personal podía entender la perspectiva de la mujer debido a que ella es suegra en la vida real. La hija de la secretaria de Estado, Chelsea, se casó el año pasado con un experto en inversiones de Nueva York.

"Creo que es la mejor analogía que haya oído jamás", dijo Clinton. "Ahora que soy suegra entiendo perfectamente lo que está diciendo y espero hacer mejor mi papel, tanto en privado como en público", afirmó.

Estados Unidos y Pakistán han tenido una relación difícil que empeoró este año tras el arresto de un contratista de la CIA. Previamente, Islamabad se enfureció por una operación secreta estadounidense para aniquilar a Osama bin Laden en una resguardada localidad paquistaní y más recientemente por acusaciones de que la agencia de espionaje paquistaní ha apoyado a rebeldes que atacan objetivos estadounidenses en Afganistán.

Pakistán ha rechazado esta acusación.