Cuando Anna Basso, de seis años, regresa a su casa de la escuela, hace de maestra y le ayuda a su madre y a su padre a aprender algunas cosas en español.

En la escuela Dixie Sun Elementary School de St. George, Basso y sus compañeritos de clase dividen su tiempo de aprendizaje entre el inglés y el español durante los cinco años del ciclo primario.

Basso lee muy bien inglés y su madre, Beckie Basso, dice que sus progresos confirman las conclusiones de estudios que indican que aprender varios idiomas no compromete los progresos académicos de un niño y que incluso puede ser beneficioso para el aprendizaje de la lengua natal.

"Tal vez no sea algo bueno para todos los chicos, paro para nuestra hija ha sido algo fabuloso", expresó Basso. "Tiene que hacer algunas tareas adicionales en casa, pero es una gran oportunidad para ella".

Utah intenta ser un líder en la enseñanza de dos idiomas a la vez y ha lanzado programas con distintos idiomas en todo el estado en un esfuerzo por preparar a las generaciones más jóvenes para manejarse en una economía global.

Los programas bilingües, que generaron mucha oposición de sectores que los consideraron un regalo injustificado a familias de inmigrantes, son cada vez más populares en el país y están avalados por estudios que revelan que el aprendizaje de un segundo idioma puede beneficiar los progresos de un niño en su primer idioma.

Los chicos aprenden los mismos temas y tienen los mismos requisitos académicos de cualquier otra escuela, con el agregado de que aprenden un segundo idioma.

La junta educativa del distrito escolar del condado de Washington acaba de retirarle el título de programa "piloto" al de Dixie Sun y de hacerlo permanente, dándole a los directores de la escuela el visto bueno para que ensayen otros programas.

"Esto puede estimularnos a hacer más cosas", comentó el director de la junta tras expresar satisfacción con los progresos verificados en Dixie Sun. La escuela registra resultados promedio en los exámenes a pesar de tener un alto porcentaje de estudiantes de minorías y de familias de bajos recursos.

Los alumnos que hablan inglés aprenden español sin que sus notas en las otras materias bajen, en tanto que aquellos que están aprendiendo inglés progresan a paso acelerado, según el director de Dixie Sun Dale Porter.

Los resultados de la escuela coinciden con estudios como uno del 2008 del profesor de la Universidad de Stanford Claude Goldbenberg, quien dijo que los alumnos que están aprendiendo inglés terminan leyendo mejor ese idioma si al mismo tiempo se les permite leer en su lengua madre.

El objetivo ahora es poner en marcha más programas de este tipo y satisfacer la creciente demanda de padres que quieren que sus hijos tengan la ventaja de hablar dos idiomas, señaló Gregg Roberts, especialista en programas bilingües del departamento de educación de Utah.

"En estos momentos la demanda es muy superior a la oferta", dijo Roberts, quien aspira a que Utah cuente con 100 programas y 30.000 alumnos registrados en ellos para el 2015.

Este año hay 57 programas, incluidos 31 en español, 17 en mandarín y nueve en francés. El año que viene se incorporarán programas en alemán y portugués.

___

Información de The Spectrum, http://www.thespectrum.com