Tras el control de un brote de aftosa, la oficina estatal de calidad y salud animal (Senacsa) de Paraguay gestiona ante las autoridades de Argentina y Brasil la reapertura de sus puertos sobre el Atlántico a fin de permitir el tránsito de carne vacuna hacia Rusia y Venezuela.

Paraguay es un país mediterráneo y sólo accede al mar a través del río Paraná de Argentina y las carretera de Brasil.

Daniel Rojas, presidente de Senacsa, dijo a periodistas que varios frigoríficos locales tienen listo cargamento de cortes de carne bovina para la exportación en noviembre.

La ganadería local estaba libre de aftosa por vacunación desde 2004.

Tras las verificaciones técnicas de organismos sanitarios internacionales, Rusia y Venezuela son los primeros países en aceptar de vuelta carne de Paraguay luego de que el 19 de septiembre se confirmara un brote de aftosa en 13 de 819 reses de una hacienda en el norteño departamento de San Pedro.

La totalidad del hato fue sacrificada y desde entonces no hubo otros focos de la infección viral que se manifiesta con lesiones en el hocico de animales, fiebre alta y caída de las pezuñas. Aunque la aftosa es inocua para el ser humano, es combatida con intensidad debido a su rápida propagación.

La carne es el segundo rubro de exportación de Paraguay. En 2010 su exportación totalizó 800 millones de dólares.