El Gobierno paquistaní ha pedido a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, que hoy continúa su visita oficial a Islamabad, "una oportunidad a la paz" en Afganistán, en alusión al diálogo con los talibanes.

Según un comunicado oficial paquistaní, la petición la realizó el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, en una entrevista que mantuvo anoche con Clinton poco después de que la secretaria norteamericana de Estado llegara a Islamabad procedente de Kabul.

Clinton -que viaja junto al jefe de los servicios secretos (CIA), David Petraeus, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey-, también se entrevistó también anoche con los jefes del espionaje, Ahmad Shuja Pasha, y del Ejército de Pakistán, Ashfaq Pervez Kiyani.

La petición de Guilani se produjo pocas horas después de que la propia Clinton admitiera ayer, poco antes de abandonar Kabul, que la victoria militar en Afganistán no es posible, y apostara por reavivar el llamado proceso de reconciliación afgano.

La delegación norteamericana llegó a Islamabad con la intención declarada de convencer a Pakistán de que actúe contra la red integrista Haqqani, que tiene su refugio en la región tribal paquistaní de Waziristán del Norte, fronteriza con Afganistán.

EEUU ha descrito a la red Haqqani como un "brazo armado" de los servicios secretos paquistaníes ISI, y la ha culpado de los últimos atentados organizados contra sus intereses en el vecino país.

Guilani, según la nota, dijo también que los "desacuerdos entre socios en la guerra contra el terrorismo" no deben socavar lo que describió como una "relación estratégica" entre EEUU y Pakistán.

El primer ministro paquistaní se refería así a la crisis diplomática entre Islamabad y Washington desde que un comando norteamericano matara el pasado mayo al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, que vivía refugiado al norte de Islamabad.