La presión que ejercen los mercados sobre Portugal se ha recrudecido en los últimos días después de semanas de relativa estabilidad y hoy su deuda a cinco y diez años cotizaba por encima del 15 y el 12 % de interés, respectivamente.

La incertidumbre que todavía planea sobre la posibilidad de que la Unión Europea acuerde ampliar el préstamo otorgado a Grecia y reforzar el Fondo Europeo de Estabilización Financiera han perjudicado tanto a la deuda lusa como a la helena.

La presentación el pasado lunes del proyecto presupuestario del Gobierno conservador portugués, que recoge severos ajustes y reformas más profundas de lo previsto inicialmente, no ha servido sin embargo para relajar esta presión.

Las obligaciones lusas a diez años, utilizadas como valor de referencia, se adquirían en el mercado secundario -donde se compran y venden los títulos subastados en emisiones públicas- a cambio de una rentabilidad del 12,16 %, una décima más que ayer.

De esta forma, el diferencial con el bono alemán volvía a superar los mil puntos base.

Con vencimiento a diez años, la deuda soberana portuguesa continúa por debajo del 13 % que alcanzó en julio, su máximo histórico, pero supera notablemente la penalización que se pagaba cuando el país solicitó el rescate financiero, en abril, establecida entonces en el 8,76 %.

Este incremento de las tasas refleja que los mercados no han relajado su presión pese a la petición de ayuda financiera, concretada en préstamos por valor de 78.000 millones de euros para los próximos tres años.

Los inversores también exigían mayores intereses para comprar sus títulos a cinco años, que cotizaban hoy al 15,06 %, casi tres puntos porcentuales más que a principios de agosto aunque todavía sensiblemente por debajo de su valor récord, situado en el 17 %.

A dos años, las obligaciones lusas se vendían al 17,89 %, aún a más de dos puntos de distancia de su máximo -llegaron a superar en julio el 20 %- pero muy por encima del 11 % al que cotizaban a mediados de agosto.

El incremento de la presión sobre Portugal registrado hoy fue, sin embargo, significativamente menos acentuado que en el caso griego, cuya deuda a diez, cinco y dos años se vendía al 23,94 %, al 30,59 % y al 77,11 % de interés, respectivamente.