Una jueza federal sobreseyó el viernes la demanda de Jan Brewer en la que la gobernadora de Arizona acusa al gobierno de Barack Obama de no hacer respetar las leyes de inmigración y de no controlar la frontera de su estado con México.

La jueza federal de distrito Susan Bolton aplicó su decisión a una contrademanda interpuesta por Brewer ante la impugnación del Departamento de Justicia a la ley de Arizona para controlar la inmigración.

La republicana Brewer buscaba una orden judicial que obligara al gobierno federal a tomar medidas adicionales, tales como la instalación de más cercas, con el fin de proteger a Arizona hasta que la frontera sea controlada.

Sus abogados argumentaron que su demanda era necesaria para aligerar la carga que implica para Arizona ser un punto de ingreso muy transitado por los inmigrantes que carecen de permiso para vivir en el país.

La demanda de la gobernadora no buscaba una compensación con una suma total, sino más bien pidió cambios en las políticas bajo las cuales el gobierno federal le reembolsa a los estados los costos de encarcelar a inmigrantes que no tienen permiso para estar en el país y han sido declarados culpables de cometer delitos en el estado. Ese tipo de cambios le habrían permitido a Arizona captar más dinero.

Los abogados del Departamento de Justicia, los cuales le pidieron a la jueza que desechara la demanda, argumentaron que un tribunal federal no es el lugar adecuado para sopesar las interrogantes políticas planteadas por Brewer.

Además, dijeron que varias peticiones efectuadas por la gobernadora deberían ser desechadas porque una corte rechazó exigencias legales similares en un caso de 1994 presentado por Arizona, y que una decisión de un tribunal de apelaciones le prohibe a Brewer avanzar con su caso.

El Departamento de Justicia demandó a Arizona el año pasado en un intento por invalidar la ley del estado que busca controlar a los inmigrantes.

Bolton detuvo partes cruciales de la legislación, como una cláusula que exige que la policía, mientras hace respetar otras leyes, interrogue a las personas que intenta arrestar acerca de su situación migratoria si los agentes tienen una "sospecha razonable" de que carecen de autorización para estar en el país.

Brewer le ha solicitado a la Corte Suprema federal que analice su apelación al fallo de Bolton.