El relator de la ONU para los derechos de los migrantes, el canadiense François Crépeau, pidió hoy a los países que adopten nuevas políticas migratorias más realistas y equilibradas, basadas en la igualdad de derechos, en la no discriminación y en la dignidad.

"Sellar las fronteras es una fantasía, la migración está ahí y tenemos que convivir todos juntos", dijo Crépeau al presentar su informe anual ante la Asamblea General de la ONU, ante la que subrayó que el fenómeno migratorio forma parte de la naturaleza humana.

El experto independiente de la ONU explicó que "todos somos migrantes y como tal se contribuye a la economía global y a la diversidad cultural... La migración está en el ADN de la Humanidad".

Agregó que la mayoría de la gente no vive en las ciudades en las que nacieron sus padres o sus abuelos, y que son muy raros los casos de quienes han permanecido en el mismo lugar por varias generaciones.

Crépeau señaló, en su primera intervención ante la Asamblea General de la ONU, que la migración es la manera en que "se sobrellevan las amenazas ambientales o la opresión política, pero también una manera de buscar un futuro mejor, también para los niños".

El relator de la ONU advirtió contra el creciente discurso xenófobo que se está dando en algunos países, lo que atribuyó a la falta de un verdadero discurso creíble como réplica a la situación.

También abordó el derecho de los migrantes en situación irregular a organizarse ellos mismos y a convencer a los votantes de los países en que estén de su causa.

"La migración irregular no es un delito. Cruzar las fronteras puede ser una violación de la ley, pero es una violación en abstracto porque trasladarse de un país a otro no es en sí mismo algo que dañe o amenace a otro", consideró.

Al mismo tiempo subrayó que todos los Estados tienen que cumplir con sus obligaciones respecto a la ley humanitaria internacional y proteger los derechos humanos de los migrantes, independientemente de cual sea su estatus migratorio.

Crépeau subrayó que "la dignidad no tiene nacionalidad" y reiteró que el principio de igualdad de derechos significa que esas personas no pueden ser discriminadas en razón a su extranjería.