El anuncio de ETA del cese definitivo de la violencia ha sido bienvenido por distintos líderes internacionales y países, aunque algunos mantienen la cautela, como EEUU, que, de momento, no piensa retirar a la banda de la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado.

La Casa Blanca no tiene previsto referirse por el momento al comunicado de ETA y sólo el Departamento de Estado se pronunció diciendo que aún "no estamos en posición de determinar la seriedad, validez o intención" de esa decisión.

En este sentido, el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, declaró a la prensa que "éste es un anuncio de la organización, y hemos visto anuncios similares en el pasado. No sabemos aún hasta qué punto es serio, ni, sinceramente, cuál es su intención".

Toner descartó retirar por el momento a ETA de la lista de organizaciones terroristas internacionales del Departamento de Estado, algo que requiere "un proceso muy complejo y deliberado", al tiempo que recordó que la banda "ha matado a más de 850 personas y herido a miles" en sus más de 50 años de existencia.

El ex presidente de EEUU Bill Clinton dio la bienvenida a la decisión de ETA, que cree que "puede ayudar a que los afectados por el último conflicto armado en Europa tengan una vida mejor" e instó "al liderazgo de ETA a dar ese paso importante".

En Gran Bretaña la reacción del Gobierno ha sido escueta y en un comunicado remitido a Efe, un portavoz del Foreign Office manifestó que Londres "apoya los esfuerzos para encontrar una solución permanente a este asunto" y que "cualquier declaración que proponga el final de violencia es bienvenida".

Desde Irlanda uno de los participantes en la Conferencia Internacional de Paz celebrada el pasado lunes en San Sebastián, el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, celebró el anuncio de ETA e instó a los Gobiernos español y francés a iniciar conversaciones que aborden "exclusivamente las consecuencias del conflicto".

"Celebro los decisivos y positivos términos en la respuesta de ETA a la declaración del pasado lunes en San Sebastián", dijo el dirigente republicano en un comunicado.

El presidente del Sinn Fein, antiguo brazo político del inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), recordó que los participantes en la conferencia pidieron a ETA que "hiciese una 'declaración pública sobre el fin definitivo de todas las acciones armadas y que pidiese hablar con los Gobiernos de España y Francia para abordar exclusivamente las consecuencias del conflicto", unos "requisitos" que cree que cumple el comunicado de ETA.

A juicio de Adams, tras el comunicado "los siguientes pasos" deben centrarse en "promover la reconciliación, abordar la cuestión de las víctimas y reconocer que se han efectuado serios esfuerzos para cerrar heridas personales y sociales".

También cree que hay "otros asuntos" que deben de ser tratados, como el de los presos de la organización terrorista, la "desmilitarización del entorno" y el "respeto y reconocimiento de los derechos democráticos de todos los partidos políticos".

En este sentido, recordó que Batasuna todavía está "ilegalizada y que líderes como Arnaldo Otegi, quien, en su opinión, está "totalmente comprometido con la paz", están presos.

Desde Bogotá uno de los jueces españoles más activos en la lucha contra el terrorismo y la ilegalización de su entorno, Baltasar Garzón, ha celebrado el anuncio de ETA, aunque consideró que la banda armada no debería haber puesto "ninguna condición", sino disolverse y entregar las armas.

En este sentido, se mostró un "poco defraudado" porque "quizá lo que tenían que haber hecho es ninguna condición, disolución y entrega de las armas", dijo Garzón en declaraciones a periodistas españoles.

Baltasar Garzón atribuyó a "la sociedad española y a la fuerza democrática" el logro de que la banda armada haya decidido poner fin a 43 años de violencia y ha recordado a "todas aquellas (personas) que desde una función pública y desde la Justicia han entregado su vida en muchos casos y su seguridad para que este momento llegara", como "jueces, fiscales y funcionarios".

Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, declaró a los periodistas que espera que el anuncio de ETA "abra los caminos de la paz", mientras que el de Colombia, Juan Manuel Santos, dio la bienvenida a la decisión de la banda terrorista ETA en su cuenta de la red Twitter, en la que también deseó que la guerrilla de las FARC haga lo mismo en su país.

Sin embargo, el escritor y periodista cubano exiliado Carlos Alberto Montaner cree que el anuncio de ETA "no es fiable" y que "está más cerca de una tregua que de la renuncia definitiva a la lucha armada".

"Hubiera sido más creíble si la banda terrorista hubiera entregado las armas y explosivos que almacena", dijo a Efe Montaner, que apoya su desconfianza en el momento en que se produce este anuncio, a un mes de las elecciones en España.

En su opinión, el comunicado de ETA obedece a una estrategia diseñada para "tratar de influir en los comicios (del 20 de noviembre en España) a favor del Partido Socialista", aunque no cree que tenga mucho efecto porque "los españoles votarán con el bolsillo y éste está muy magullado".

Para los independentistas puertorriqueños el anuncio de ETA es una "buenísima noticia", como ha dicho el secretario de Relaciones con Estados Unidos del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Manuel Rodríguez Orellana, que espera que "ahora el Gobierno de España esté más receptivo a planteamientos de corte nacionalista".

La organización terrorista ETA anunció este jueves "el cese definitivo" de su actividad armada cinco décadas después de su creación, en las que ha asesinado a casi 900 personas en su intento de lograr la independencia del País Vasco.