Josh Hamilton, Nelson Cruz y el resto de los bateadores recios de los Rangers de Texas sufrieron otro apagón en el partido inaugural de la Serie Mundial.

En esta ocasión, esperan encender la energía antes de que sea demasiado tarde.

Los bates fuertes de la tremenda alineación de los Rangers fracasaron en el primer juego el miércoles. Desconcertados por Chris Carpenter y el confiable bullpen de los Cardenales de San Luis, Texas fabricó sus únicas carreras con el cuadrangular de Mike Napoli al perder 3-2 en una fría noche en el Busch Stadium.

"No supimos hacer el trabajo en los momentos importantes. Tenemos que producir en esas situaciones", dijo el dominicano Cruz. "Podemos hacerlo y nos toca intentarlo en los siguientes juegos".

"Es duro que esto pase, pero no podemos rendirnos".

El dominicano Adrián Beltré y Ian Kinsler pegaron cada uno 32 jonrones en la campaña regular y ambos la pasaron difíciñ para sacar la pelota del diamante en contra de San Luis. Hamilton conectó 25 cuadrangulares este año, pero se fue de 4-0 con un ponche, mientras que Cruz fue limitado a un sencillo sin trascendencia y un pasaporte.

Esta debió haber dejado perplejo al piloto de los Rangers, Ron Washington.

Cruz fue un huracán ofensivo en la victoria ante Detroit en la serie de campeonato, con sus seis vuelacercas y 13 carreras. Ambas cifras fueron las más altas para cualquier jugador en cualquier serie de postemporada. Además, con sus 21 extrabases, Cruz supera en sus primeros 26 partidos de playoffs al mítico Lou Gehrig (18) con el mayor número conseguido por un jugador en la historia.

Cruz llegó al encuentro ostentando el segundo mejor porcentaje de bateo en la historia de la postemporada, el mayor número de cuadrangulares en postemporada en un lapso de dos años con el recuerdo aún fresco del grand slam al final del encuentro para que los Rangers ganaran el segundo juego de la serie de campeonato contra los Tigres.

"Me trabajaron totalmente diferente y yo sabía que iba a ser así", dijo Cruz. "Me tiraron muchos lanzamientos rompientes, fuera de la zona. No me dieron nada adentro".

Casi gusto como los Gigantes el año pasado.

Liderados por Tim Lincecum, el cuerpo de lanzadores de San Francisco acalló la ofensiva de Texas en la Serie Mundial. Los Rangers batearon .190 en la serie, Cruz y Hamilton se combinaron para terminar de 40-6 y San Francisco amarró el título en apenas cinco partidos.

"Tenemos que olvidarnos de la Serie Mundial del año pasado y enfocarnos en este momento. Mañana (jueves) será otro juego", dijo el venezolano Elvis Andrus, quien se fue de 3-0 en el primer juego. "Es cuestión de paciencia, tomar buenos turnos. Los hits vendrán".