Las fuerzas de pacificación encabezadas por la OTAN en Kosovo, conocida como KFOR, se enfrentaron el jueves a una furiosa turba de serbios que levantaban barricadas en los caminos en momentos en que las tensiones empeoraban en la inestable región del norte del país.

Durante casi tres meses, los serbios han bloqueado caminos para evitar que el gobierno albanés extienda su control en la parte del país que está poblada en su mayoría por serbios.

Los serbios rechazaron la declaración de Independencia de Kosovo en 2008 y consideran a la región parte del estado vecino.

Después de que los líderes serbios se negaron a la demanda de la OTAN a permitir la libertad de movimiento, las fuerzas de pacificación se enfrentaron al amanecer contra cientos de serbios en los caminos bloqueados por camiones estacionados, rocas, lodo y troncos.

Durante los jaloneos y gritos entre ambos bandos, los soldados llegaron a utilizar gas pimienta contra los manifestantes que se establecieron en el camino a unos 10 kilómetros (6 millas) al noroeste del dividido pueblo de Mitrovica.

Los soldados internacionales utilizaron altavoces para pedir a la multitud que se dispersara o de lo contrario se utilizaría la fuerza. Pero los serbios pidieron a los manifestantes que se mantuvieran en calma. Aviones no tripulados de la OTAN, llamados drones, podían verse sobrevolando la zona.

La KFOR dice que quiere permitir la libertad de movimiento en la región y volver a abrir las rutas de suministro para sus tropas.

En un encuentro el miércoles, los líderes serbios permanecieron desafiantes y dijeron que no permitirán el libre tránsito en la región. Agregan que sólo pueden ofrecer levantamientos "controlados" de las barricadas para el suministro "humanitario" de las tropas de paz.

Los líderes hicieron un llamado a Serbia a acudir al rescate de los serbios en Kosovo. La OTAN expulsó a las tropas serbias de Kosovo en 1999 después de la brutal represión contra los separatistas albaneses.

En julio, autoridades albanesas desplegaron a sus fuerzas de seguridad en dos puntos de control fronterizo en el norte de Kosovo para reforzar una prohibición comercial con Serbia. Los serbios reaccionaron bloqueando caminos y desatando disturbios con la policía kosovar que dejó un oficial muerto.

Los serbios dicen que levantarán las barricadas sólo su las autoridades fronterizas albanesas son retiradas de los dos puestos en la frontera con Serbia y si la KFOR garantiza que todos los integrantes de la misión de la Unión Europea en Kosovo — conocido como Eulex — no serán transportados a los puestos de control en los convoys de las fuerzas de pacificación.

___

La periodista de Associated Press Dusan Stojanovic colaboró desde Belgrado.