La Policía desalojó hoy "en forma violenta" a un grupo de personas que se manifestaba en la tribunas de la Cámara de Diputados, curiosamente cuando se analizaba "la forma de asegurar el pleno ejercicio del derecho a manifestarse", según los manifestantes.

De nada sirvió la mediación que intentó el diputado comunista Hugo Gutiérrez, quién confirmó que en la acción actuaron también Carabineros de fuerzas especiales "que no tienen autorización para ingresar a la corporación", recordó.

Los hechos sucedieron en el segundo día de movilizaciones convocadas por los estudiantes que exigen una educación pública, gratuita y de calidad, y una reforma al sistema impuesto durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que les obliga a asumir grandes deudas para finalizar sus estudios.

Los hechos se originaron tras una hora de debate en la que los parlamentarios se pronunciaban acerca de cómo el Gobierno del presidente Sebastián Piñera, representado allí por el ministro del Interior, Rodrigo Hinspeter, ha enfrentado las manifestaciones estudiantiles de los últimos cinco meses.

De hecho, el Gobierno presentó este miércoles una querella apelando a la Ley de Seguridad del Estado contra la quema de un autobús, ocurrida este martes en Santiago, durante la primera de las dos jornadas de paro, y advirtió de que no dudará en aplicarla en otros casos.

Cuando el debate subía de tono, un grupo de estudiantes y trabajadores que se encontraban en las tribunas comenzaron a vociferar frases como "la UDI (partido oficialista) fascista es la terrorista" o "Hinzpeter fascista es el terrorista".

De inmediato, el presidente de los diputados, Patricio Melero, solicitó el desalojo de los manifestantes, orden que fue ejecutada por un nutrido contingente de carabineros, incluidos efectivos de Fuerzas Especiales que no están autorizados a intervenir en este tipo de procedimientos al interior de la sede del Legislativo.

Tras violentos forcejeos que se extendieron por más de diez minutos, la Policía detuvo a unas cinco personas que fueron retiradas del Congreso, trasladadas a un cuartel policial y acusadas de "maltrato de obra a Carabineros".

Los manifestantes, en su mayoría estudiantes, se quejaron del uso excesivo de la fuerza por parte de los uniformados, uno de los cuales resultó lesionado en la nariz en medio de la refriega.

Tras los hechos, la bancada del Partido Socialista anunció que presentará una moción de censura en contra de la mesa de la Cámara baja por la intervención de los policías, que será votada en la sala de este jueves.