La multinacional compañía finlandesa Nokia, líder mundial de telefonía móvil, registró una pérdida neta de 412 millones de euros entre enero y septiembre, frente a los 601 millones que ganó en el mismo periodo de 2010.

Según el balance presentado hoy por la empresa, sus ventas netas en los primeros nueve meses del año ascendieron a 28.654 millones de euros, lo que supone una caída del 3,8 por ciento respecto a los tres primeros trimestres del año anterior.

El grupo finlandés perdió 2 céntimos de euro por acción, frente a los 30 céntimos por título que ganó en el mismo periodo de 2010.