El jefe de la misión de observadores electorales de la Unión Europea manifestó preocupación porque existe incertidumbre respecto a la posible inhibición de candidatos opositores a diputados y el retraso en la entrega de documentos para votar.

El jefe de observación Yanes Barnuevo dijo que le preocupa que la Corte Suprema de aún no responda una consulta del Consejo Supremo Electoral (CSE) sobre la impugnación a un grupo de candidatos de la alianza Partido Liberal Independiente, cuyo candidato presidencial, Fabio Gadea aparece en segundo lugar de las encuestas.

Sumó a esos hechos quejas de la oposición respecto a que el CSE aún no ha distribuido 30.000 cédulas de identidad ciudadana para votar.

Ni el presidente del CSE Roberto Rivas ni su vocero Félix Navarrete respondieron las llamadas en busca de comentarios a los comentarios de Barnuevo.

La Corte Suprema "debería definir esa situación antes del seis de noviembre, porque de no hacerlo crearía una situación muy incómoda y gran inseguridad jurídica", expresó.

Aseguró que la misión, integrada por 90 observadores de 28 nacionalidades, actuará en apego al marco jurídico nicaragüense "y de los compromisos, normas y principios internacionales de las Naciones Unidas... (con) neutralidad, imparcialidad, independencia, objetividad y profesionalismo".

Las elecciones generales están programadas para el 6 de noviembre en Nicaragua.