El secretario de Estado español para la Unión Europea (UE), Diego López Garrido, negó hoy tajantemente que se esté estudiando aplicar una rebaja a la valoración de la deuda española que acumulan las entidades financieras europeas como parte del plan de recapitalización de la banca que negocia la UE.

"Es una pura elucubración, no nos costa en absoluto que nadie haya barajado nada sobre cifras de quita a deuda española o de rebaja en absoluto", afirmó López Garrido a un grupo de periodistas en Bruselas.

En su opinión, esta posibilidad no tiene ningún sentido para nadie en la Unión Europea, ya que la deuda española "es perfectamente viable, se paga, y tiene unos niveles de solvencia de los mejores".

De cara al Consejo Europeo de este domingo y a las reuniones de ministros previas, López Garrido asegura que "podemos estar muy tranquilos porque nadie lo va a proponer".

"No se esperan propuestas en este sentido, no se pueden imponer, en cualquier caso, y no tiene ningún fundamento", agregó.

La rebaja en la valoración de los bonos españoles, griegos, portugueses, irlandeses e italianos es uno de los elementos que, en principio, podría incluir el plan de recapitalización a la banca europea, cuyos criterios elabora la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Se ha especulado en diversos medios con cifras del 60 % para Grecia, del 40 % para Portugal e Irlanda y del 20 % para España e Italia, aunque las últimas filtraciones apuntan a una degradación de la deuda española del 5 %.

Una vez que ese descuento se aplique a la valoración de las entidades europeas, si es que sale adelante, habrá que calcular cuánto dinero necesita la banca para llegar al nuevo umbral de capital básico que proponga la EBA -el core tier 1 exigido en julio fue del 5 %, pero ahora se asegura que esa cifra podría llegar al 9 %-.

Preguntado a este respecto, López Garrido dijo que se trata de una cuestión que aún se está discutiendo y sobre la que "no hay nada decidido".

El secretario de Estado también se refirió al fortalecimiento del fondo de rescate europeo que se negocia estos días en Bruselas y explicó que "tiene que servir para evitar el contagio en el conjunto de la UE de situaciones como la de Grecia".

"Tiene que quedar claro que la UE va a responder en todo caso, si se diera ese supuesto, a cualquier ataque especulativo, a cualquier problema en cualquier país que no sean los países que ya tienen un programa de rescate -Grecia, Portugal e Irlanda-", destacó.

Para López Garrido es un "objetivo muy loable" que además dará tranquilidad acerca de la fiabilidad de las deudas soberanas europeas.

Sobre la posibilidad de que España sea uno de los países que necesite esa ayuda, argumentó que "España no necesita ningún apoyo económico específico por parte de la UE".