La búsqueda de soluciones innovadoras para los retos que enfrenta la agricultura es el tema que ha convocado a partir de hoy en Costa Rica a los ministros y autoridades del sector de América.

El Encuentro de ministros de Agricultura de las Américas, que concluirá el viernes, pretende marcar una hoja de ruta para impulsar la innovación de esta actividad, que emplea a más de 41 millones de personas en la región y que representa el 15 % del producto interno bruto (PIB) latinoamericano y el 20 % de sus exportaciones.

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, manifestó en la inauguración del evento que la agricultura encara diversos retos como "garantizar alimento a 7.000 millones de habitantes; garantizar el bienestar en las regiones rurales, donde residen 130 millones de latinoamericanos, que usualmente son los más pobres y excluidos de la región y el de hacer frente al cambio climático".

"Debemos encontrar respuestas en la inventiva humana para librar a nuestros pueblos de la pobreza, la inseguridad alimentaria y el cambio climático", expresó la mandataria.

Por su parte, el director del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Víctor Villalobos, dijo que el continente debe entender que hay que "invertir ahora en innovación para cosechar prosperidad en el futuro", pues la innovación "es el motor fundamental del crecimiento económico".

Según Villalobos, está comprobado que el crecimiento sostenible y el desarrollo duradero está ligado a la agricultura, por lo que es urgente "encontrar un nuevo modelo de producir que dé seguridad ante las crisis actuales y que inevitablemente surgirán en el futuro".

"Necesitamos un nuevo paradigma productivo que considere las nuevas formas de alimentación, las tecnologías de la información, los mercados globales y las energías sostenibles", afirmó.

Para Villalobos, esta meta requiere de una alianza entre productores y los Estados, donde se desarrollen "sistemas nacionales de innovación", pues "la clave es convertir el tema en un asunto de Estado y poner al Gobierno al servicio de las transformaciones del sistema productivo".

La ministra costarricense de Agricultura, Gloria Abraham, señaló que los países americanos deben "incorporar nuevas herramientas para promover una agricultura moderna" que aproveche herramientas como "mapas digitales, sistemas de alerta temprana y telefonía celular".

"La biotecnología convencional o moderna debe ser valorada, dejando de lado prejuicios y utilizándola en una forma ética y regulada" añadió.

Abraham llamó la atención a sus colegas para aumentar la inversión en innovación agrícola en la región, donde solo invierten en promedio un 0,6 % del PIB en la investigación agropecuaria.

Durante los próximos dos días, los ministros se dedicarán al análisis de la situación continental y al intercambio de ideas y experiencias exitosas en innovación, con el fin de modernizar el sector, algo que consideran clave para garantizar el desarrollo y seguridad alimentaria.