El cantante canadiense Justin Bieber desplegó todos sus encantos juveniles para contagiar con su mezcla de pop con tintes de rock y hip hop a los más de 9.000 seguidores que acudieron al estadio de la Universidad Simón Bolívar de Caracas en la noche del miércoles para ver a su ídolo.

Juegos de luces y vídeo, aires de joven seductor y la voz infantil de Bieber enloquecieron al público venezolano que, mayoritariamente compuesto por niñas y adolescentes, llegó dispuesto a rendirse a los pies del candiense y su gira "My World".

"¿Qué pasa Venezuela? Bienvenidos a mi mundo", dijo Bieber, antes de aventurar una noche de diversión y recordar que este es el último concierto de su gira con la que ha recorrido durante dos años buena parte del mundo.

"Love me" fue el inicio de algo más de una hora y media de concierto, del que Bieber no podrá reclamar faltas de afecto de sus fans, que se desgañitaron ante cada pestañeo de la nueva tentación rubia de las adolescentes de medio mundo.

"Venezuela te ama", coreaba el público, que esta noche tenía voz femenina e infantil y que difícilmente alcanzaba los dos dígitos en su edad.

"Es demasiado bello", aseguró a Efe Sabrina Patricelli, de 13 años, que junto a sus amigas y con la correspondiente cinta con el nombre de Justin Bieber en el pelo, no aguantaba la emoción minutos antes de que comenzara el espectáculo.

"Bieber no me mata, pero si les gusta a ellas pues le gusta a uno", comentó resignado el padre de Sabrina, Walter Patricello, después de explicar a Efe que llevaban cuatro horas a la espera del inicio del espectáculo.

Durante el concierto, Bieber consiguió mezclar ritmos de hip hop, rock y pop y alardeó de sus talentos musicales poniéndose a la batería, tocando la guitarra o el piano e, incluso, imitando la coreografía del fallecido Michael Jackson.

Este joven de 17 años no escatimó en cortejar a sus seguidoras y aseguró: "no me había dado cuenta de cuantas mujeres bellas hay en Venezuela" para después, al inicio del tema "Lonely girl", confesar que estaba buscando a una "chica soltera".

La joven afortunada no tardó en aparecer en el escenario y, entre nervios y risas, recibió un caluroso abrazo de su ídolo después de que cantara a su alrededor.

Sin embargo, el adolescente Bieber también mostró su lado más melancólico y, en acústico, entonó la canción "Never let you go".

Tampoco faltaron los recuerdos a los inicios de su carrera, con varios montajes de vídeos caseros de su infancia que se proyectaron en diferentes momentos del concierto y que provocaban los sollozos de sus seguidoras.

Con un aforo de 9.153 personas, el país caribeño dio la bienvenida más calurosa posible al joven Bieber que, incluso, fue recibido en el aeropuerto por la hija más joven del presidente Hugo Chávez, Rosa Inés, situación que despertó un aluvión de críticas en las redes sociales.

Para despedirse y después de una falsa clausura de concierto, Bieber mostró la buena sintonía que hay en el equipo de músicos y bailarines que lidera y, ante los reclamos de las asistentes, cantó su tema más conocido "Baby", que cerró el concierto y la gira de esta nueva estrella del pop mundial.

Por María José Benavente