La Corte Suprema de Justicia absolvió definitivamente a seis ex altos jefes de las fuerzas armadas encausados por expulsar a Costa Rica al ex presidente Manuel Zelaya, tras derrocarlo en junio de 2009.

Con una votación de 12 a favor y tres en contra, los 15 magistrados de la Corte Suprema dejaron sin valor un recurso de amparo que a mediados de 2010 interpuso la fiscalía.

El máximo tribunal informó el jueves en un comunicado que quedaron libres los ex miembros de la Junta de Comandantes y ahora generales retirados Romeo Vásquez, Luis Prince, Venancio Cervantes, Miguel García, Juan Pablo Rodríguez y Carlos Cuéllar.

El Ministerio Público los acusó por abuso de autoridad. La pena por ese delito es de entre 4 y 6 años en prisión.

Zelaya calificó de "injusto" el fallo.

Indicó en un comunicado que "los hondureños sabíamos que el fallo iba en ese sentido, pero molesta que se proteja a quienes dieron el golpe de Estado. No queremos venganza porque yo los perdono y les deseo la mejor de las suertes".

En junio de 2009, Zelaya fue expatriado a Costa Rica, de donde se fue a Nicaragua. El 22 de septiembre regresó subrepticiamente a Tegucigalpa y se refugió en la embajada de Brasil.

Allí permaneció hasta el 27 de enero de 2010, cuando el actual presidente Porfirio Lobo, que ese día asumió su mandato de cuatro años, le otorgó un salvoconducto para irse a República Dominicana. Retornó el 28 de mayo.

Zelaya busca el poder ahora a través del socialista Partido Libertad y Refundación que agrupa a sus seguidores del Frente Nacional de Resistencia Popular.

Aunque la ley le prohibe aspirar al cargo que una vez ostentó, él proyecta convocar una Constituyente para fundar de nuevo a Honduras y abolir la carta magna, intenciones que provocaron el golpe de Estado.