El presidente Ollanta Humala expresó el jueves malestar por la información de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA), según la cual Perú superó a Colombia en producción potencial de cocaína pura.

"Es un récord que, de ser cierto, nos debe entristecer porque no es algo para sentirse orgulloso ser un país con una producción tan alta de cocaína", dijo Humala en Palacio de Gobierno al ser consultado por periodistas.

En la víspera, el jefe de espionaje de la Dirección Estadounidense Antidroga (DEA), Rodney Benson, acudió a una sesión del comité senatorial para el control del narcotráfico internacional, ante el cual dijo que la producción potencial de cocaína en Perú se ha incrementado a 325 toneladas métricas.

Benson lo atribuyó a que el grupo subversivo Sendero Luminoso controla el 45% de los cultivos de coca y a la presencia cada vez más notable de los carteles mexicanos en Perú.

Humala dijo que pese a todo, el gobierno viene reforzando las acciones antinarcóticos de manera que se ha logrado incautar más de una tonelada de pasta básica de cocaína y señaló que se está desarrollando un plan de desarrollo alternativo en las zonas cocaleras para desanimar a los campesinos de cultivar coca.

El jefe del gabinete Salomón Lerner declaró que el gobierno actualmente busca redefinir las políticas antidrogas aplicadas por gobiernos anteriores para obtener mejores resultados.

"No es una noticia feliz para el país que nos convirtamos en el primer exportador de cocaína en el mundo. Esta política que estamos heredando va a ser rectificada", aseguró.

Dijo que el viaje que efectuará a Washington la próxima semana tiene como propósito exponer a las autoridades estadounidenses "la nueva política, la visión y objetivos que tiene el gobierno del presidente Ollanta Humala en el tratamiento de los cultivos ilegales y en el tratamiento de la persecución de los agentes que están trabajando en el narcotráfico en el país".

El subsecretario de Estado para el narcotráfico internacional William Brownfield sostuvo en la víspera que el gobierno de Humala ha dado "señales mixtas" sobre la cooperación antinarcóticos.

Pareció aludir a la decisión del gobierno peruano a mediados de agosto de suspender la erradicación de cultivos de hoja de coca por una semana en una zona de la selva, bajo el argumento de que era necesario definir una nueva estrategia de lucha antidrogas.

Perú es el segundo país con mayor superficie cultivada de hoja de coca en el mundo, con 61.200 hectáreas, mientras Colombia sigue al frente con 62.000 hectáreas, según la Oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen, UNODC, por sus siglas en inglés.