La secretaria estadounidense de Estado, Hillary Rodham Clinton, impulsó el jueves al cauteloso gobierno y líderes cívicos de Afganistán a mantener los esfuerzos de reconciliación con el Talibán y a incrementar la cooperación antiterrorismo con Pakistán.

La visita anunciada a Kabul ocurre mientras la administración Obama sigue adelante con los planes para retirar a los soldados estadounidenses.

Clinton dijo a los líderes cívicos que Estados Unidos no abandonará Afganistán y prometió que la reconciliación no llegaría a expensas de los derechos de las mujeres y las minorías.

Más tarde se reunió con el presidente Hamid Karzai y otros importantes funcionarios afganos para repetir el mensaje.

Clinton aseguró a los activistas de los derechos de la mujer, maestros y políticos que sus preocupaciones "están siendo escuchadas en los más altos niveles del gobierno de Estados Unidos".

"Ellos son algunos de mis héroes", dijo la diplomática a los reporteros antes de comenzar los encuentros en la embajada estadounidense. "Estoy aquí para tener una revisión real. Quiero escuchar lo que piensa la gente de Afganistán sobre la forma de avanzar".

El viaje de Clinton se realiza después de que Karzai expresó su frustración con los intentos para alejar a los combatientes del Talibán de la insurgencia, mientras aumentan los ataques de la red Haqqani, la aliada de los talibanes en Pakistán.

En sus reuniones con funcionarios afganos, Clinton también subrayó la importancia de vincular a Afganistán con sus vecinos, a considerar en una conferencia regional en Estambul, Turquía, que será a principios de noviembre, dijeron funcionarios de Estados Unidos.