La policía desbarató el laboratorio de cocaína más grande del último tiempo con capacidad para producir hasta 100 kilos al día en una región selvática del centro de Bolivia tras un choque armado en el que murieron un policía y un narcotraficante colombiano, informaron las autoridades el viernes.

La policía tuvo que pedir refuerzo después que una patrulla fue atacada el miércoles por narcotraficantes quienes dieron muerte al oficial boliviano Estiven Medrano e hirieron a otro en la pierna, informó a la prensa el ministro de Defensa Rubén Saavedra.

El jueves la policía mató al colombiano Neison Roca Rico, quien llevaba un chaleco antibalas y un fusil Galil. "Encontramos su cuerpo con el arma que pudo liquidar a nuestro camarada", dijo por su parte a la emisora Fides el comandante de la patrulla antidrogas, teniente coronel Pastor Orellana.

El laboratorio estaba en el parque nacional Isiboro Sécure, 280 kilómetros al este de La Paz. En el operativo fue capturado herido el colombiano José Toro García.

"El gigantesco laboratorio" estaba operado por 25 narcotraficantes entre colombianos y bolivianos, dijo Saavedra. La mayoría huyó por la selva. Policías y militares recorrieron la zona hasta el jueves en la tarde sin encontrar a los fugitivos.

Según Saavedra, el laboratorio operaba desde hace tres años en un remoto paraje de la selva donde sólo es posible llegar por río, pero tenía una "pequeña pista" camuflada en la selva que era usada para sacar la cocaína en avioneta.

Contaba con generador eléctrico, hornos microondas, lavadoras, prensas hidráulicas para compactar la droga y cinco sellos con figuras que indicaban el destino o identificación de la cocaína, entre ellos un sombrero de charro mexicano, una inscripción que decía "cerveza Aguila", una herradura, delfines y la figura del monstruo de Tanzania, explicó Orellana.

"No se encontró evidencia de presencia de carteles" mexicanos o colombianos, señaló Saavedra. La policía halló 112 kilos de droga refinada y otra en estado líquido así como una gran cantidad de precursores químicos.

Medrano es el primer policía antidrogas que muere en lo que va del año. En junio seis narcotraficantes, entre ellos tres guardaespaldas serbios, fueron ejecutados en un supuesto ajuste de cuentas entre narcos rivales. La policía investiga otro medio centenar de asesinatos que podrían están vinculados a las drogas.

Entre enero y el 16 de octubre la Fueza Especial de Lucha Contra el Narcotrafico (FELCN) desbarató 16 laboratorios de drogas casi todos operados por colombianos, confiscó 27 toneladas de droga y detuvo a 3.063 sospechosos, entre ellos 2.761 bolivianos, 85 peruanos y 50 colombianos, entre otros.

Diversos informes indican que el narcotráfico está en aumento a pesar de que los cultivos de coca tuvieron sólo un ligero incremento de 0,3% en 2010 respecto del año anterior hasta alcanzar 31.000 hectáreas. Las autoridades niegan la presencia física de carteles de la droga en el país.

Las autoridades atribuyen el incremento a procesos mejorados en la obtención de la droga con menos coca y más precursores, que logran sobre todo traficantes colombianos, y a un mayor ingreso de cocaína desde Perú hacia terceros mercados como Brasil, Argentina y Chile.