Los Gobiernos de Alemania y Francia llegarán a la cumbre del domingo en Bruselas con una posición común sobre la aplicación del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF).

Así lo anunció hoy en Berlín el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien reconoció que la postura común de Alemania y Francia debe ser consensuada aún con el resto de los socios de la zona euro.

"Francia y Alemania han desarrollado una posición común pero esta todavía no es una posición europea. Tenemos una responsabilidad común y asumimos el liderazgo pero no podemos decidir por los otros socios", dijo Schäuble en una conferencia de prensa en Berlín.

Schäuble no quiso entrar en muchos detalles y aseguró que no quería añadir dificultades a unas negociaciones que de por sí son fáciles, pero descartó que se vaya a ampliar el marco de garantías del FEEF.

"Lo que está claro es que no se va a ampliar el fondo de garantías. Lo que se puede hacer es estudiar cómo usar su monto de manera más eficaz", dijo el jefe del Tesoro alemán.

Por lo demás, Schäuble dijo que todavía no hay nada acordado, que se está en medio de negociaciones y que en todo caso Alemania no podrá aprobar las líneas de actuación del FEEF mientras estas no reciban el visto bueno de la Comisión Presupuestaria del Bundestag.

"Los socios saben que Alemania está obligada a votar en contra de cualquier decisión al respecto que no haya pasado por la Comisión Presupuestaria", dijo Schäuble.

Antes de la comparecencia de Schäuble ante la prensa habían circulado versiones acerca de un aumento del marco de garantías del FEEF a un billón de euros aunque manteniendo la aportación alemana en los actuales 211.000 millones de euros.