El primer ministro de Tailandia instó el viernes a los residentes de Bangkok a que estén listos para llevar sus pertenencias a zonas altas porque el agua de las inundaciones comenzó a filtrarse en los distritos aledaños a la capital.

La advertencia fue hecha un día después de que el gobierno abrió varias exclusas en un arriesgado intento por permitir que el agua fluya por los canales de la capital hacia el mar. Las autoridades prevén que los canales podrían saturarse, pero todavía no saben hasta qué grado.

Un equipo de The Associated Press Television News vio agua entrando en las viviendas en el distrito norte de Lak Si, que está ubicado a lo largo del canal principal de la ciudad, el Prapa. El agua en el área ha subido hasta la altura de la rodilla en algunos lugares, pero el daño hasta ahora ha sido menor y no ha afectado el principal distrito financiero de Bangkok.

El primer ministro Yingluck Shinawatra dijo a los reporteros que el canal Prapa es una preocupación importante porque los niveles de agua que corren a través de él aumentaron significativamente en la madrugada.

"Me gustaría pedir a la gente de todos los distritos de Bangkok que se preparen para llevar sus pertenencias a zonas altas como una precaución", dijo Yingluck mientras pidió también a las personas "no entrar en pánico".

El gobernador Sukhumbhand Paribatra declaró que el Prapa es de "alta prioridad" y agregó que estaba preocupado por la inundación en el área y mientras espera que se intensifiquen las vastas aguas que drenan hacia la capital.

El gobierno tailandés también informó el viernes que al menos 342 personas han fallecido, en la mayoría ahogados en las inundaciones desde julio.