El número de personas que solicitaron pagos por seguro de desempleo bajaron levemente la semana pasada, aunque siguen en niveles demasiado altos para una economía saneada.

Las solicitudes semanales bajaron en 6.000 a 403.000, dijo el jueves el Departamento de Comercio. Las de la semana anterior sumaron 409.000.

Las solicitudes han disminuido lentamente. El promedio de cuatro semanas se contrajo por segunda semana consecutiva a 403.000. Hace un mes llegaba a 422.250.

Empero, las solicitudes deben ser inferiores a las 375.000 para permitir un crecimiento sostenible del mercado laboral. No han caído a menos de esa cifra desde febrero.

Los economistas han seguido atentamente los informes sobre reclamos de beneficios desde que aumentaron en agosto los temores a una segunda recesión. Los despidos y solicitudes suelen aumentar al comienzo de una recesión, aunque la lenta contracción sugiere que la contratación sigue siendo débil pero no han empeorado los despidos.

La patronal frenó la contratación de personal en el segundo trimestre, tras aumentar los precios de la gasolina que afectaron el gasto consumidor y el terremoto del 11 de marzo en Japón que afectó la cadena de suministros. Ello frenó la producción de automóviles en Estados Unidos.

La patronal agregó un promedio de sólo 72.000 empleos mensuales en los últimos cinco meses, cifra muy inferior a los 100.000 mensuales necesarios para mantenerse el mercado laboral con el crecimiento de la población. Y contrasta con el promedio de 180.000 en los primeros cuatro meses de este año.

En septiembre, la economía generó 103.000 empleos, suficiente los temores de una nueva recesión, aunque no fue suficiente para reducir la tasa del desempleo, que sigue atascada en el 9,1%.