El campeón mundial de Fórmula Uno, Sebastian Vettel, dice que el automovilismo deportivo debe mejorar la seguridad después de la muerte de Dan Wheldon, de IndyCar, aunque los pilotos aceptan los riesgos.

El piloto de Red Bull califica la muerte de Wheldon como una "gran pérdida" pero dice que no pueden evitarse los riesgos.

El alemán dijo que "estamos listos para aceptarlos porque amamos el automovilismo y sabemos que es peligroso".

El anterior piloto de F1 que murió en las pistas fue Ayrton Senna en 1994.

La muerte de Wheldon, dijo Vettel, demuestra que el automovilismo siempre debe tratar de mejorar la seguridad.

Wheldon, de 33 años, dos veces ganador de las 500 de Indianápolis, murió el domingo en un espectacular accidente en una carrera de IndyCar en Las Vegas.

Vettel regresó el miércoles a la fábrica de Red Bull por primera vez desde que se aseguró su segundo título mundial consecutivo en la F1.