Estados Unidos urgió hoy a Venezuela a "cumplir con sus compromisos internacionales", tanto en el caso de la inhabilitación para ejercer cargos públicos que el Tribunal Supremo impuso al opositor Leopoldo López, como en el de la multa a Globovisión.

"La decisión del Tribunal Supremo venezolano parece estar en conflicto con los compromisos internacionales de Venezuela", dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, en su conferencia de prensa diaria.

Toner señaló que, como indicó la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en su mandato sobre el caso, "la descalificación de individuos para presentarse a cargos públicos sin un debido proceso es inconsistente con el compromiso con los principios de la democracia representativa".

"Nos unimos a la CorteIDH, así como a Human Rights Watch y otros observadores, en un llamamiento a Venezuela para que se adhiera a sus compromisos internacionales", indicó el portavoz.

El Supremo venezolano declaró el lunes "inejecutable" la sentencia de la CorteIDH en la que se ordenaba la suspensión de la inhabilitación de López, aunque aclaró que el opositor sí podrá presentarse a las elecciones de 2012.

Toner también se pronunció sobre la multa de 9,3 millones de bolívares (unos 2,1 millones de dólares) impuesta por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) al canal de televisión Globovisión, por el tratamiento que dio a la crisis penitenciaria de junio pasado.

"Apoyamos la libertad de expresión, incluida para los miembros de la prensa, que es una libertad vital para la salud de cualquier democracia que funcione", indicó.

El portavoz consideró que los medios de comunicación deben "tener garantizada la libertad de cubrir las noticias importantes, incluidas las más controvertidas, sin temor a la represión del Gobierno".

"Por tanto, urgimos al Gobierno venezolano a cumplir el principio reconocido en la Carta Democrática Interamericana y la Declaración Universal de Derechos Humanos, según el cual el respeto a los derechos humanos, incluida la libertad de expresión, es esencial en las democracias representativas", dijo Toner.

La sanción impuesta a Globovisión supone el 7,5 % de sus ingresos brutos durante 2010, y responde a la interpretación de Conatel de que el canal hizo apología del delito, "por el comportamiento editorial y el tratamiento como abordó el medio de comunicación" la crisis de junio.