El presidente saliente del Banco Central Europeo, Jean-Clauude Trichet, dijo el miércoles que la crisis de deuda de la eurozona obliga a tomar "medidas inmediatas" en los próximos días.

Trichet habló en una ceremonia de despedida del puesto que entregará a fin de mes a su sucesor Mario Draghi.

Pero la crisis que se cierne sobre la eurozona significó que no fue todo ceremonial. Los mercados esperan medidas para asegurar las finanzas griegas y apuntalar el sistema bancario griego en la reunión cimera de la UE el próximo domingo.

Las medidas posibles incluyen una fuerte reducción de la deuda griega a expensas de los tenedores de bonos y una recapitalización de los bancos para protegerlos de las pérdidas.

Esas medidas se discuten desde hace semanas, y las bolsas han reaccionado positivamente con la expectativa de un anuncio importante, pero las autoridades alemanas han tratado de reducir las expectativas.

Trichet dijo que "el presente clama por medidas inmediatas. El futuro clama por una visión de hacia dónde vamos, un sentido del rumbo. Medidas inmediatas".

Amante de la poesía, Trichet citó a Goethe: "Saber no basta. Tener intenciones no basta. ¡Debemos hacerlo!"

"Creo que esto se aplica admirablemente a la sensación de necesidad de actuar que debe inspirar a Europa en los próximos días", añadió.

El presidente francés Nicolas Sarkozy llegó a Francfort para participar de la despedida de Trichet y un posterior encuentro, calificado de "informal", con otros líderes de la eurozona anticipando la reunión cumbre de la UE el fin de semana.