Un experto en el poderoso anestésico al que se le adjudica la muerte de Michael Jackson dijo a los jurados que no hay manera de que el astro del pop haya muerto tragando propofol.

El doctor Steven Shafer declaraba el jueves en lo que se espera sea el último día del caso de la fiscalía contra el doctor Conrad Murray, acusado de homicidio involuntario.

El testimonio de Shafer es una respuesta directa a un reporte preparado por el experto de la defensa, doctor Paul White, quien sugiere que Jackson habría ocasionado su propia muerte ingiriendo propofol.

Shafer dijo que es imposible que el propofol, consumido oralmente, entre al torrente sanguíneo, donde los médicos forenses hallaron la droga tras la muerte de Jackson en junio del 2009.

Murray se ha declarado inocente. Sus abogados comenzarían a presentar su caso el viernes.