Organizaciones no gubernamentales de Suramérica hicieron un llamado hoy a los ministros de Agricultura americanos, reunidos en Costa Rica, para impulsar una mayor inversión en la "pequeña agricultura", actividad clave para combatir la pobreza y el hambre en la región.

La organización Oxfam y el Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (Ipdrs) dieron a conocer hoy el informe con motivo del encuentro de ministros de Agricultura de las Américas, en el que destacan que "la pequeña agricultura es vital para asegurar provisión de alimentos y protegerse frente a la crisis de precios internacionales".

El estudio, titulado "Derecho a producir", advierte que "si los Gobiernos siguen descuidando este sector, no se tendrá éxito en el combate a la pobreza en el continente".

El informe, elaborado con datos de Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú revela que, con la excepción de Brasil y Bolivia, los países de la región han venido reduciendo su inversión en agricultura en los últimos años.

El gasto público en el sector agropecuario ha ido cayendo las últimas tres décadas, ubicándose en promedio entre el 1 % y 3 % del presupuesto de cada país, detalla el texto.

Estas bajas cifras de inversión contrastan con el peso relativo de este sector en la actividad económica de los países naciones, especialmente en el empleo.

En toda Latinoamérica, 41 millones de personas se dedican a la agricultura, en promedio representan el 15 % de la población económicamente activa (PEA) de la región, aunque en Bolivia, por ejemplo, el sector emplea al 40 % de la PEA; en Perú a más del 30 % y en Brasil al 17 %.

Además, el grueso de la inversión estatal se concentra en la agricultura a gran escala, que tiene más capacidad para influir en las autoridades.

"La mayor parte de las inversiones que hacen los Gobiernos en América del Sur se dirige a apoyar proyectos de irrigación para grandes productores, a la promoción de la agroexportación, o a grandes monocultivos de palma aceitera y caña de azúcar destinados a la producción de biocombustibles", señaló el director del Ipdrs, Óscar Bazoberry.

Para el representante de Oxfam, Asier Hernando, la forma en que se ha manejado la política agrícola en la región ha sido errónea.

"Pese a que la agricultura ha disminuido su participación en el PIB de la región, sigue siendo crucial para asegurar la producción de alimentos para los países y para reducir la pobreza y la desigualdad pues la pequeña agricultura produce la mayor parte de alimentos que se consumen en los hogares sudamericanos", dijo.

"Lo más sensato para alcanzar mejores niveles de desarrollo en la región es incrementar la inversión en agricultura y mejorar la forma como se hace", además de que estos recursos se destines principalmente a las mujeres, pues "son las principales productoras", concluyó Hernando.

El encuentro de ministros será inaugurado hoy en San José y concluirá el próximo viernes bajo el lema "Sembrando innovación para cosechar prosperidad".