Cuba superó a Estados Unidos el miércoles con parciales 25-17, 25-16, 25-27, 25-21 y avanzó a la disputa del oro en el voleibol de mujeres de los Juegos Panamericanos.

Las cubanas no sólo eliminaron a las estadounidenses de la lucha por el metal dorado, sino que frenaron el paso invicto de tres victorias al hilo con el que llegaban éstas al partido.

Las isleñas se medirán el jueves en la final con el ganador de la otra semifinal, Brasil-República Dominicana, que se disputaba la noche del miércoles.

Yoana Palacios encabezó el ataque cubano con 26 puntos. La capitana estadounidense Cynthia Barboza lideró su sexteto con 14.

Las cubanas tuvieron que soportar la arremetida de sus rivales a partir del tercer set.

"Pudimos lograr el objetivo ganando los dos primeros parciales", dijo el entrenador cubano Juan Carlos Gala, quien calificó al sexteto norteamericano como "grandioso".

"El partido se hizo de un gran nivel en el tercero y cuarto set. Las chicas pudieron recuperarse del tercero", agregó Gala y dijo del rival: "Se vio un equipo de mucha garra".

Estados Unidos peleará por el bronce con el perdedor de la otra semifinal del miércoles entre Brasil y República Dominicana. El entrenador John Banachowski afirmó que "llegamos con la esperanza de ganar una medalla y todavía existe esa posibilidad".

"Las cubanas pusieron mucha presión con el servicio, aunque nuestro equipo se fue ajustando y reaccionó", añadió. "Me siento orgulloso de ellas".

Potentes en los remates, las actuales monarcas panamericanas vapulearon a las estadounidenses en el primer parcial. Fue la primera manga que cedieron las norteamericanas en la competencia.

Yanelis Santos se destacó a la ofensiva en ese capítulo al aportar seis puntos. Las cubanas también estuvieron mejores en defensa, al bloquear cinco remates en 13 intentos.

El partido se emparejó en los primeros tramos del segundo set y, por primera vez, las estadounidenses llegaron a estar arriba momentáneamente por la mínima diferencia. Sin embargo, el gran trabajo defensivo de las centrales y los furibundos remates cubanos frenaron por completo el ímpetu del rival.

"¡Cuba, Cuba!", comenzó a corear el público que colmaba el complejo panamericano de voleibol, con capacidad para 3.500 personas.

Palacios se hizo notar en el ataque en esa manga, que finalizó como la mayor anotadora del juego hasta ahí, con 11 puntos.

El tercer set fue sin duda el más emotivo y peleado. Las norteamericanas no estaban dispuestas a irse en blanco y lucharon cada pelota. Lograron ponerse en ventaja 18-15, aunque las cubanas reaccionaron y revirtieron el marcador.

Abajo 24-25, las norteamericanas lograron hacer tres puntos que las mantuvieron con vida y obligaron a un cuarto parcial. Este fue igual de reñido y ambos sextetos se alternaron en el marcador.

Un remate de Palacios y un bloqueo de Gyselle Silva fueron las dos jugadas de puntos con las que las caribeñas cerraron la victoria por cuatro unidades.