La oposición venezolana rechazó hoy la multa de más de dos millones de dólares que la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) le impuso al canal privado Globovisión por el tratamiento que dio a una crisis penitenciaria en junio pasado.

"Nos manifestamos completamente solidarios con Globovisión, los vamos a respaldar en todas las acciones que ellos decidan tomar", dijo a Efe la diputada del partido opositor Un Nuevo Tiempo (UNT), Delsa Solórzano.

El presidente de Conatel, Pedro Maldonado, anunció hoy la multa por un valor del 7,5 % de los ingresos brutos de Globovisión durante 2010 (unos 2,1 millones de dólares), al considerar que a mediados de junio el canal hizo apología del delito "por el comportamiento editorial y el tratamiento" de la crisis de la cárcel de El Rodeo, cercana a Caracas.

Conatel señaló que la multa "es ejecutable de manera inmediata", que no supone la suspensión temporal de la señal del medio y que el canal puede acudir a la vía judicial para apelar la decisión.

La vicepresidenta de Globovisión, María Fernanda Flores, aseguró de inmediato que la multa es "impagable" e incluso supone "el quiebre económico de Globovisión", al tiempo que anunció que apelarán la medida, "así sea a la corte celestial".

"Globovisión es un perseguido habitual por parte del Gobierno y ahora le han dado una sanción bárbara, el 7 % de sus ganancias brutas, que es un dineral (...) Seguimos rechazando esta política del Gobierno de (Hugo) Chávez y sus asesores", dijo a Efe el dirigente del partido opositor Copei, Carlos Melo.

Para el representante de Copei, Conatel es un instrumento del Gobierno para controlar y presionar a los dueños de medios y comunicadores sociales del país.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), plataforma que aglutina a gran parte de la oposición venezolana, difundió hoy un comunicado en el que condena la sanción contra Globovisión y califica la medida como una "forma hipócrita" con la que el Gobierno intenta cerrar el canal de noticias "mediante la asfixia económica".

La MUD señala, además, que el canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), "tiene espacios dedicados al insulto, la manipulación y la mentira" en los que se usa un lenguaje soez y expresiones inadecuadas para ser transmitidas por los medios sin que instituciones reguladoras como Conatel los castiguen.

"A los directivos, periodistas, técnicos y personal todo de Globovisión, nuestra solidaridad y la seguridad de que seguiremos luchando por un cambio para nuestro país, de modo que el poder público se use a favor de todos los venezolanos, y no contra ellos", señala el escrito.