Las inversiones directas de empresas alemanas en Latinoamérica y el Caribe prácticamente se han duplicado en los últimos diez años hasta un total de 83.300 millones de dólares, revela un informe difundido hoy por la Asociación para América Latina.

Alemania se sitúa así en tercer lugar en nivel de inversiones directas en esa zona, por detrás de Estados Unidos y España, destaca el estudio de esta asociación empresarial alemana.

Desde 2001, las empresas germanas y sus filiales han invertido más de 40.000 millones de dólares en Latinoamérica, al tiempo que China aumentó sus inversiones de cero a 22.000 millones de dólares en el mismo periodo.

Brasil y México son con casi el 70 % los principales receptores de las inversiones directas germanas en la región, en la que el sector más importante es el industrial.

Cerca del 90 % de las inversiones alemanas en América Latina se concentran en este sector, en el que las empresas germanas se colocan en segundo lugar por detrás de su competidor directo, Estados Unidos, y en Brasil aportan incluso el 17 % del PIB industrial.

Fuera de Europa, Latinoamérica es la única región del mundo donde empresas alemanas ocupan posiciones clave en determinados sectores industriales, principalmente el del automóvil y componentes para coches, el químico, el farmacéutico, la tecnología de generación eléctrica y la ingeniería mecánica.

Además, en los últimos tiempos se observa un creciente interés por parte de las empresas alemanas en proyectos en el ámbito de las energías renovables, el medioambiente, las finanzas y las infraestructuras.

Las empresas germanas presentes hace más tiempo en la región fueron también los principales participantes en la actividad inversora en estos últimos diez años.

El propio flujo de caja constituyó una de las principales fuentes de inversión destinada a la modernización y expansión de las empresas.

La enorme planta de acero de ThyssenKrupp en Brasil es uno de los ejemplos más claros de la afluencia de nuevos medios procedentes de Alemania, indica el informe.

La cifra de proyectos de dimensiones medias aumentó sobre todo en Brasil, Chile, Colombia y México.

Según el documento, el aumento de las inversiones directas de empresas alemanas en América Latina y el Caribe constituye también un indicador del creciente atractivo de los mercados latinoamericanos.