La Comisión Europea ha impuesto una multa de 128 millones de euros a dos empresas japonesas y una alemana que fabrican vidrio para tubos de rayos catódicos para pantallas de televisores y ordenadores por haber formado un cártel.

En concreto, el Ejecutivo comunitario ha multado a Asahi Glass (AGC) con 45,14 millones de euros, a Nippon Electric (NEG) con 43,2 millones y a Schott con 40,4 millones de euros, según indicó en un comunicado.

Las multas tienen en cuenta las ventas de esas tres empresas de vidrio para tubos de rayos catódicos en el Área Económica Europea, la seriedad de la infracción de la ley europea de competencia al pactar precios y el alcance geográfico de la misma.

No obstante, la multa incluye una reducción del 10 % para las tres compañías por haber reconocido su participación en el cártel y por haber ayudado por tanto a la Comisión a cerrar el caso más rápidamente.

Una cuarta empresa, la surcoreana Samsung Corning Precision Materials (SCP), ha recibido inmunidad plena y no ha sido multada porque ha sido la primera sociedad en proporcionar a la Comisión información sobre el cártel.

El departamento que dirige el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, el español Joaquín Almunia, ha determinado que esas empresas han formado un cártel desde el 23 de febrero de 1999 hasta el 27 de diciembre de 2004.

En ese periodo pactaron precios para el vidrio de tubos de rayos catódicos en Europa. El vidrio fue comprado por productores de esos tubos para emplearlo en pantallas de ordenadores y televisores tradicionales.

La Comisión abrió la investigación a finales de 2008.

El cártel funcionó mediante reuniones bilaterales y trilaterales, organizadas por y a solicitud de los miembros, que combinaron sus actividades de coordinación de precios con el intercambio de información confidencial y sensible del mercado.