La industria de los computadores personales, afectada ya por una contracción en la demanda, ha sufrido otro revés: las inundaciones monzónicas en Tailandia han afectado la producción de un componente clave: los discos duros.

Las fábricas que producen un tercio de los discos duros manufacturados en el país han cerrado temporalmente sus instalaciones debido a que las inundaciones se han extendido desde agosto. Los precios se han disparado y Apple advirtió que su producción de productos Mac seguramente se verá afectada.

Los fabricantes de computadores, las empresas que proporcionan los discos duros y los fabricantes de componentes para esos discos se disponen a encarar tiempos difíciles. Lo que no está claro es hasta qué punto la producción de computadores personales se verá afectada y si las empresas fabricantes absorberán los costos o los pasarán a los consumidores.

Tailandia fabrica un cuarto de los discos duros del mundo y es la segunda productora tras China, según IHS iSuppli. La firma de investigación de mercadeo IDC calculó que las inundaciones afectaron ya un tercio de la producción nacional, unos 120 millones de discos duros al año. Avian Securities cree que la contracción ha contribuido al encarecimiento de los precios, de varios dólares en el costo de algunos discos.

Las inundaciones mataron a 317 personas, en su mayoría por ahogamiento. Casi 9 millones de personas han sido desplazadas o afectadas. El costo económico suma ya unos 3.000 millones de dólares, y continúan aumentando.

El contratiempo es particularmente agudo para la industria cibernética, que ya ha tenido otros problemas. La demanda se ha contraído, especialmente en Estados Unidos y Europa, por la deuda y el desempleo y la creciente popularidad de las tabletas, que ha empujado a muchos consumidores a retrasar el reemplazo de sus computadores. Además, el sismo del 11 de marzo y el maremoto de Japón afectaron el suministro de chips de memoria.