Una huelga general de dos días que los sindicatos prometen será la más grande en años, interrumpió el transporte público y cerró tiendas y escuelas en Grecia el miércoles, mientras que unos 50.000 manifestantes se congregaban en el centro de Atenas.

La huelga general de 48 horas que suspendió los vuelos hasta el mediodía, ha paralizado toda la actividad pública en todos los sectores, desde dentistas hasta médicos en hospitales estatales, abogados, dueños de tiendas, empleados de la oficina fiscal, farmacéuticos y trabajadores los muelles mientras los sindicatos arremeten contra otra ronda de medidas de austeridad que serán sometidas a votación el jueves por los legisladores.

Los barcos permanecen inmóviles en el puerto, mientras los trabajadores del transporte público se unían al paro pero mantenían los autobuses, tranvías en actividad, al igual que el metro de Atenas iba a seguir funcionando la mayor parte del día.

La policía se desplegó en las calles previo a las manifestaciones que se tienen planeadas, bloqueando una avenida importante que pasa por el Parlamento y cerrando dos estaciones del subterráneo.

Los empleados sindicalizados y otros manifestantes se reunieron pacíficamente en el área del centro y se esperan mayores aglomeraciones a lo largo del día.

Manifestaciones durante un paro similar de dos días en junio dejaron convulsionado el centro de Atenas por la violencia y porque en medio de los disturbios fueron incendiados cafeterías y hubo enfrentamientos contra la policía.

"Esperamos que la huelga sea la más grande" en décadas, dijo Ilias Vrettakos, vicepresidente del sindicato civil ADEDY.

"El hecho de que otras secciones de la sociedad que están sufriendo por las políticas del gobierno también estén participando, le da una nueva dimensión a la resistencia social que hacen los trabajadores y el pueblo en general y esperamos que esta movilización tenga un impacto en los sucesos políticos".

Pilas de basura siguen acumulándose en las esquinas de las calles tras un paro de 17 días de los empleados del servicio de recolección de desechos.

Los empleados gubernamentales también están protagonizando protestas pacíficas afuera de los edificios del gobierno y algunos como el Ministerio de Finanzas llevan días ocupados.

El primer ministro George Papandreou hizo un exhortación el martes para que terminen las protestas.

Las medidas que serán sometidas a votación el jueves en el Parlamento llegan después de más de un año y medio de repetidos recortes al gasto e incrementos en los impuestos, reducciones en las pensiones y salarios y la suspensión de contratos colectivos de trabajo, entre otras medidas.

____

Nicholas Paphitis colaboró con este reporte desde Atenas.