Griegos furiosos por las medidas de austeridad del gobierno salieron a las calles de Atenas el jueves en el segundo día de una huelga general mientras los legisladores se preparan para votar por un nuevo paquete de medidas más austeras a fin de garantizar el pago de un préstamo internacional.

Los sindicatos planean manifestaciones y una de ellas intentará bloquear el acceso al Parlamento en un intento por evitar que los legisladores entren al recinto a votar. El miércoles, se produjeron disturbios durante una protesta donde marcharon más de 100.000 personas.

La medida de austeridad ganó la aprobación inicial de la mayoría el miércoles y los legisladores votarán el jueves por los detalles.

Las medidas incluyen la suspensión del pago reducido de 30.000 empleados públicos y la anulación de contratos colectivos de trabajo, que ha molestado incluso a representantes del gobernante Partido Socialista.