La Alcaldía y la Secretaría de Gobierno de Bogotá rindieron hoy un homenaje a las "madres de Soacha", cuyos hijos fueron ejecutados extrajudicialmente tras ser reclutados bajo engaño en esa localidad vecina a la capital colombiana, caso considerado el más emblemático de los llamados "falsos positivos".

El acto, que tuvo lugar en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de la capital, abrió con la intervención de la alcaldesa mayor de Bogotá, Clara López, quien dijo que admira a estas mujeres por su lucha e hizo un llamado al Estado colombiano para que se haga justicia en este caso.

Soacha es una localidad vecina a Bogotá donde fueron reclutados y después asesinados alrededor de una veintena de jóvenes que militares presentaron luego como guerrilleros muertos en combate.

"Qué difícil es el peso de la injusticia, la falta de reconocimiento. Las víctimas no están buscando que les den plata, necesitan reparación porque les quitaron las bases de su sustento", afirmó la alcaldesa.

Las llamadas "madres de Soacha" sufrieron a principios de 2008 la desaparición de sus hijos, quienes fueron hallados en septiembre de ese mismo año en fosas comunes ubicadas en el cementerio del municipio de Ocaña, Norte de Santander (noreste).

A raíz de las denuncias de estas desapariciones forzosas se conocieron en Colombia los denominados "falsos positivos", por los que adolescentes de bajos recursos eran asesinados y presentados por militares ante sus superiores como guerrilleros muertos en combate a cambio de beneficios, como gratificaciones y días de descanso.

Por tal motivo y al cumplirse tres años de que fueran exhumados los restos de las víctimas y entregados los cuerpos a sus madres, estas entidades han rendido un reconocimiento a estas mujeres que claman por que la muerte de sus hijos no quede impune.

"Nos hemos unidos con víctimas de otras regiones y vamos a luchar de la mano para que se haga justicia y reparación, que se sepa la verdad y no se presenten más estos hechos", declaró Carmenza Gómez, madre de Víctor Gómez Romero.

Aunque la lucha continúa, estas madres aún se encuentran amenazadas a raíz de este caso e incluso una de ellas perdió a otro miembro de su familia cuando éste trataba de investigar la muerte de su hermano.

Asimismo, Blanca Nubia Monroy, madre de Julián Oviedo, expresó a Efe su preocupación, ya que su casa fue atacada. "Hace poco me agarraron la casa a piedra, me totiaron (romper) los vidrios, (...) si así como fue una piedra que nos tiraron, hubiera podido ser una granada", explicó.

Estas mujeres y sus familias aún no han recibido una indemnización por parte del Estado colombiano por la muerte de sus hijos, puesto que el caso todavía no se ha esclarecido por completo.

"Nos preocupa que ahora que entremos a juicio oral, estas personas (militares) puedan tomar represalias con nosotros", concluyó Monroy.

Durante el acto de este martes se presentó el documental "Retratos de familia", de la cineasta Alexandra Cardona, que recoge los testimonios de las familias de víctimas de los "falsos positivos" y fotografías de los jóvenes asesinados.

Su proyección provocó las lágrimas de algunos asistentes y sentimientos de repudio.

El homenaje finalizó con la condecoración a las "mamitas" del municipio de Soacha, animado por la presentación de la cantautora colombiana Andrea Echeverry, voz líder de la banda Aterciopelados y quien colaboró con la música del documental.