Grecia vive hoy una de las dos jornadas consecutivas de huelga general, lo que paralizado la actividad económica del país, incluido el cierre del espacio aéreo.

No obstante, los controladores aéreos anunciaron anoche que su participación en la protesta será sólo de doce horas, a partir de las 00.01 de hoy (21.01 GMT del martes), por lo que las cancelaciones se han limitado a unas 300 en todos los aeropuerto del país.

Además se han modificaron 16 vuelos, según informaron a Efe las autoridades del aeropuerto.

El transporte público en la capital ha estado paralizado durante las primeras cuatro horas de hoy, y a las 9.00 hora local (06.00 GMT) se ha reanudado para facilitar, durante 10 horas, la asistencia de los trabajadores a las manifestaciones que se esperan a partir de las 09.00 GMT en el centro de Atenas.

Los sindicatos han convocado estas dos jornadas de protesta en respuesta a las medidas adicionales de recortes de ingresos, pensiones y más impuestos, al igual que despidos de funcionarios públicos y reducción de sueldos en el sector privado, adoptadas para que Grecia pueda reducir su déficit del 10,6 % del producto interior bruto (PIB) en 2010 al 8,5 % este año.

El Parlamento debe de aprobar este jueves un proyecto de ley que permite la inmediata implementación de dichas medidas destinadas, a recaudar unos 7.100 millones de euros adicionales en los próximos 27 meses.

Los sindicatos de los funcionarios públicos ADEDY y de los trabajadores del sector privado y de empresas semiestatales GSEE han convocado además dos grandes manifestaciones en el centro de Atenas a partir de las 09.00 GMT, y también se esperan protestas callejeras en otras ciudades del país.

La policía de Atenas ha instalado una valla metálica a la entrada del Parlamento y en los alrededores se han desplegados fuerzas de brigadas antidisturbios, pues se espera que los manifestantes se congreguen sobre todo delante de esta Cámara.

La industria, la enseñanza, lugares arqueológicos y museos, bancos, ministerios, tribunales y servicios públicos están prácticamente paralizados por la falta de sus trabajadores.

Además, profesionales como abogados, funcionarios de Hacienda y de Aduanas continúan con sus huelgas hasta el viernes y los taxistas se han sumado con un paro de 48 horas.

Hoy también permanecerán cerradas las gasolineras, las panaderías, las farmacias y los comercios.

Por otro lado, decenas de toneladas de basura permanecen en las calles de las ciudades del país pese al decreto de movilización civil dictado ayer por el Gobierno para que la recojan los camiones.

Las autoridades han expresado su preocupación por el peligro que supone esa situación para la salud pública, pues teme la aparición de epidemias, y por el peligro de que la basura acumulada sea incendiada durante las manifestaciones previstas para hoy.