Líderes de Apple, empleados y estrellas de la cultura pop celebraron el miércoles la vida de Steve Jobs en un tributo a un visionario de la computación que cambio el mundo cuando incorporó música, medios de comunicación y un estilo de vida a una lustrosa línea de productos.

El homenaje conmemorativo realizado en las oficinas centrales de la compañía en Cupertino atrajo a cientos de empleados, quienes se aglomeraron en un anfiteatro al aire libre para reflejar el legado del cofundador de la empresa, quien falleció el 5 de octubre a los 56 años debido a cáncer pancreático.

En todo Estados Unidos, las tiendas Apple cerraron sus puertas durante varias horas para que los vendedores pudieran mirar la ceremonia a través de una transmisión por internet. La ceremonia de 90 minutos estuvo cerrada al público, pero a pesar de los esfuerzos para mantenerla privada, la música se filtró al campus cuando Norah Jones y la banda de rock británica Coldplay actuaron. Y algunos empleados recurrieron a Twitter para retransmitir parte de la escena.

Grabaciones de video desde helicóptero mostraban mantas extendidas sobre las paredes del edificio rodeando el anfiteatro con fotografías de Jobs.

El director general de Apple Inc., Tim Cook, el jefe diseñador Jony Ive y el ex vicepresidente estadounidense Al Gore, quien es parte de la junta directiva de Apple, estuvieron entre quienes tomaron el escenario para hablar sobre sus experiencias de trabajar con Jobs, según comentaron empleados que salían del servicio.

No quisieron proporcionar su nombre, pero describieron la ceremonia como festiva e inspiradora.

En otras partes, clientes de Apple encontraron tiendas cerradas, pero casi nunca tuvieron una explicación por el cierre. A muchos de los que llegaron a éstas no les importó el inconveniente una vez que se enteraron sobre el tributo.

"Jobs es un visionario. Es básicamente el corazón de Apple; así que tiene mucho sentido", dijo Stephanie Desanges, de 25 años, quien trabaja en finanzas y vive en Nueva York. Ella fue a la tienda para que le arreglaran su computadora portátil.

La cliente de Apple Carol Badger sólo tuvo una queja después de llegar a una tienda en San Francisco y encontrarla cerrada.

"Fue un tanto desilusionante que no fue transmitido simultáneamente a todo el mundo para que la gente pudiera reunirse en ciudades y participar, de la misma manera que hizo Inglaterra cuando falleció Lady Diana", comentó.

___

En internet: http://www.apple.com/stevejobs/

___

Los periodistas de la AP Rachel Metz y Haven Daley en San Francisco, y Barbara Ortutay y Peter Svensson en Nueva York contribuyeron a este despacho.