El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) otorgó hoy un préstamo de 28,4 millones de dólares para la adquisición de tecnología que ayude a impulsar la producción agropecuaria en Uruguay de manera sostenible.

La financiación del banco multilateral irá destinada a cerca de 6.000 pequeños y medianos productores agropecuarios de Uruguay.

"Los principales beneficios del Programa de Desarrollo Productivo Rural apuntan a mejorar la productividad mediante tecnologías para incrementar el ingreso de los pequeños productores beneficiarios", dijo Luis Macagno, jefe de equipo del BID, en un comunicado.

"Pese al buen desempeño promedio del sector agropecuario en los últimos años, los beneficios no han sido homogéneos en el área rural", agregó Macagno.

El proyecto busca ofrecer recursos a los productores para cubrir parcialmente el costo de la adopción de nuevas tecnologías, elegidas por ellos mismos entre las que mejor se adapten a sus condiciones.

Los apoyos permitirán a los productores financiar en un 50% los costos de asistencia técnica para la adquisición de tecnologías y de los materiales e insumos necesarios para su aplicación.

Entre las áreas que cubre el préstamo se incluyen el mejoramiento reproductivo, pastos, materia orgánica de suelos, sistemas de riego localizados y cultivos protegidos.

El crédito del BID tiene 25 años de plazo con 5 años de gracia, y se complementa con una contrapartida local de 4,9 millones de dólares.