La Corte Suprema de Justicia de El Salvador rechazó un amparo presentado por McDonald's Corporation con que buscaba evitar el pago de una indemnización de 23,9 millones de dólares a una empresa salvadoreña que acusa a la multinacional de incumplimiento de contrato.

En el fallo emitido el 14 de octubre, pero que se conoció hasta la noche del martes, la Sala de lo Constitucional de la Corte ordena que "cesen los efectos de la medida cautelar decretado el 8-10-2010, por medio de la cual se ordenó al Juez Cuarto de lo Mercantil de San Salvador se inhibiera de iniciar o continuar con el procedimiento judicial tendiente a la ejecución forzosa de la sentencia emitida en el juicio sumario mercantil de reclamación y liquidación de daños y perjuicios y cumplimiento de contrato que la sociedad Servipronto de El Salvador, Sociedad Anónima, promovió contra McDonald's Corporation".

McDonald's emitió un breve comunicado desde su sede en Illinois, Estados Unidos, en el que expresó que "estamos decepcionados con la decisión de la corte. Mantenemos nuestro derecho de requerir nuestras franquicias para sostener nuestros altos estándares para proveer un excelente servicio al consumidor y servir comida de calidad alrededor del mundo, como hasta ahora hemos hecho".

El litigio entre McDonald's y Servipronto, empresa que tuvo la franquicia de esos restaurantes de comida rápida en la nación centroamericana, inició en 1997.

Después de varios juicios en diferentes instancias de la justicia salvadoreña, en diciembre de 2005 la Cámara Segunda de lo Civil condenó a McDonald's a pagar 23,9 millones de dólares por haber terminado en 1995 "de forma unilateral" el contrato entre ambas empresas.

La Sala de lo Civil de la Corte confirmó la condena pero en el 2010 los abogados de la empresa estadounidenses presentaron un amparo ante la Sala de lo Constitucional tratando de evitar el acatamiento de la condena.

La Sala de lo Constitucional resolvió que el recurso presentado por la multinacional era improcedente porque "los juicios que McDonald's catalogaba como idénticos constituían dos reclamos completamente distintos".

El empresario salvadoreño, Roberto Bukele, propietario de Servipronto dijo a la AP que junto a sus abogados "vamos a proceder a determinar si vamos a ejecutar la sentencia aquí en El Salvador y embargarle la marca y embargarles las regalías, los que los obligaría a cerrar los restaurantes porque estarían embargadas si no pagan".

"El otro de los pasos sería cobrar la sentencia en Estados Unidos, pero allá es territorio de ellos" y habría que hacer un juicio que se llama "cobro de la sentencia", explicó.

Bukele dijo que había iniciado un juicio en Estados Unidos, pero McDonald's lo logró paralizar "porque decían que aquí estaba pendiente lo del amparo".

Según el empresario, la empresa estadounidense no tiene más instancias en la justicia local para recurrir el fallo.

"No tienen otro recurso, tiene que pagar", manifestó.