El Barcelona dio el miércoles un paso importante de cara a su clasificación a los octavos de final de la Liga de Campeones con un fácil triunfo sobre Viktoria Plzen, en tanto Fernando Torres convirtió un doblete por el Chelsea que goleó 5-0 a Genk y Arsenal alcanzó el liderato de su grupo al derrotar a Marsella.

Andrés Iniesta, en la primera parte, y David Villa, en la segunda, anotaron las dianas que le permitieron al Barsa imponerse 2-0 a Viktoria Plzen y establecer la marca de club con su 13er partido invicto al comienzo de temporada (nueve victorias y cuatro empates).

Los campeones vigentes siguen compartiendo la punta del Grupo con el Milán, que venció 2-0 a Bate Borisov.

Chelsea consiguió su triunfo más contundente en 12 años en la Liga de Campeones, al tiempo que el español Torres abrió su cuenta europea por los líderes del Grupo E con los dos goles contra Genk.

El inglés Arsenal derrotó 1-0 a Marsella con la anotación de Aaron Ramsey en tiempo de compensación, y desbancó al equipo francés del primer lugar del Grupo F.

El campeón chipriota APOEL mantuvo su sorprendente paso invicto en la Liga de Campeones al empatar 1-1 contra el local Porto para seguir al frente del Grupo G.

Con el triunfo, el Barsa certificó también el mejor arranque de temporada de su historia, con 13 partidos imbatido (nueve victorias y cuatro empates).

Barcelona, en el segundo de sus tres choques seguidos en casa tras vencer el sábado al Racing de Santander y en espera de la visita del Sevilla en la liga, despachó sin excesivos problemas al checo Plzen, equipo debutante en la máxima competición europea.

Combinado el triunfo con la victoria del Milán, los azulgrana comparten el liderato del Grupo H con 7 puntos, aunque el campeón italiano es primero gracias a su empate por 2-2 en el Camp Nou en la primera jornada. Plzen y Bate Borisov suman un punto cada uno.

Pep Guardiola dejó en el banquillo al capitán Carles Puyol y Thiago Alcántara, optando por el clásico 4-3-3 formado por Xavi Hernández, Iniesta y Sergio Busquets en el mediocampo y los habituales Vila, Lionel Messi y Pedro Rodríguez en la delantera: los mismos seis que formaron en la pasada final de Wembley contra el Manchester United.

El Barsa, que mantiene el invicto en su feudo desde el 11 de septiembre de 2010, tardó sólo 10 minutos en establecer su superioridad con un exquisito gol de Iniesta: combinación al primer toque con Messi sobre el vértice izquierdo del área, hábil sorteo del central Marian Cisovsky con un sutil toque bombeado y disparo raso al palo corto, imposible para el meta Marek Cech.

Empeñado en desbordar por las bandas, el equipo de Pavel Vrba buscó a su futbolista más talentoso, Vaclav Pilar, pero enfrente estaba siempre hiperactivo Dani Alves, y los azulgrana se esforzaban tanto en abrir boquetes en ataque como en taparlos en defensa.

"Era muy importante esta victoria de cara a la clasificación a octavos", dijo Alves. "El equipo ha respondido muy bien, con un gran trabajo defensivo que nos ha permitido volver a mantener la portería a cero".

El Barsa pudo irse al descanso con el partido encarrilado si Messi, Iniesta, Villa o Pedro hubieran ajustado más la puntería ante el marco de Cech. O si la falta directa botada por el argentino en la última acción no se hubiera estrellado en el poste.

"En la segunda mitad queríamos intentar crear situaciones de contra y sorprender, pero el Barsa es el mejor en la presión y no nos dejó", indicó Vrba. "Y en capacidades individuales son los mejores del mundo, diría que es la perfección".

Pero el campeón checo inició la segunda mitad con sus opciones intactas, manteniendo el orden táctico y apostando por aprovechar a la contra algún espacio que dejaran libres los hombres de Guardiola, en su empeño por buscar el segundo gol.

En Londres, Torres amplió la ventaja tras el gol inicial del portugués Raul Meireles al convertir a los 11 y 27 minutos, con lo que el Chelsea afianzó su liderato en el Grupo E.

Branislav Ivanovic puso el 4-0 de cabeza a los 42 minutos, y el suplente Salomon Kalou selló la goleada cuando faltan 18 minutos para el final.

La victoria convincente sobre el colero del grupo dejó al equipo invicto de Andre Villas-Boas con un punto adelante de Bayer Leverkusen al cumplirse la tercera fecha de la fase de grupos.

"Nunca estuvo en duda (que alcanzaría) su forma", dijo Villas-Boas sobre Torres, quien en la campaña pasada anotó sólo un gol en 17 partidos con Chelsea luego de su traslado por 50 millones de libras esterlinas (entonces 81 millones de dolares) desde Liverpool en enero.

"Es importante para un jugador que sienta confianza, y creo que él siente confianza en sus habilidades".

En Marsella, Ramsey recibió solo un centro de Johan Djourou y sumió la pelota en el arco e Steve Mandanda a los 92 minutos.

"Siempre es un gran logro salir de casa y conseguir el resultado", dijo Ramsey. "Estoy fascinado con el equipo y esperamos seguir en buena forma".

Arsenal encabeza el grupo con siete puntos, uno sobre Marsella, Olympiakos derrotó 3-1 a Borussia Dortmund en el otro encuentro del grupo para subir al tercer sitio con tres unidades, dos más que Dortmund.

En Oporto, el brasileño Ailton anotó a los 19 minutos el empate que le dio cinco puntos a APOEL, uno adelante de Porto y Zenit. Hulk puso adelante al equipo local a los 13 minutos con tiro libre de zurda que botó enfrente de Dionisios Chiotis antes de entrar a la red.

El local Bayer Leverkusen remontó con dos goles en la segunda mitad para vencer 2-1 a Valencia.

Andre Schuerrle anotó a los 52 y Sidney Sam selló la victoria a los 56 mientras el equipo alemán se recuperaba de una mala primera parte. Jonas había puesto al frente a Valencia a los 24.

Zenit empató 2-2 con Shakhtar Donetsk y sigue segundo del Grupo G al dejar a la escuadra local en el sótano del Grupo G sin victoria en tres partidos.